Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid aprovechó su ventaja estadística ante el Fórum

El Madrid se impuso por la fuerza de la costumbre o porque existe una ley probabilística según la cual ganará muchos encuentros por el simple motivo de que los tiene que ganar. Ayer sucedió uno de estos pasos estadísticos, y el Real Madrid se convierte en finalista y posiblemente en favorito, a la vista de que a cancha del Joventut suele serle propicia. El Fórum practicó variantes defensivas hasta la extenuación y resultó un rival bullicioso, molesto, pero endeble porque ayer tampoco disfrutó de un gran día de juego y esa sí es una condición sine quanon que debe cumplirse para que gane al Madrid.Real Madrid y Fórum jugaron un mal partido, poco intenso también, porque el silencio se hizo en el pabellón badalonés. El aficionado no se sintió emocionado por la marcha del juego, y el Fórum no supo provocar adhesiones. La primera parte resultó nefasta en sus primeros inicios porque, a los 8 minutos, el marcador se fijó en un escaso 6-9 favorable al equipo de Valladolid. Lolo Sainz había preparado la entrada de Romay desde el primer minuto para dificultar el poder reboteador de la pareja Singleton-Trumbo. Aunque Romay se cargó de personales, contagió de la misma causa a Trumbo, y en ese teórico empate salió grandemente perjudicado el Fórum.

Una buena defensa bastó para que el marcador se pusiera en 3523. Jackson disfrutaba de una de sus típicas fases de aciertos, y, solo eso bastaba para dejar entrever que el partido quedaba sentenciado. No fue así en cuanto que el empeño del Fórum y la inquietud táctica de Mario Pesquera lograron que al descanso se llegara con alguna esperanza (46-39).

Y es en la segunda parte cuando quedó demostrada la ventaja estadística de un club como el Madrid, de una plantilla sobrada y de unos jugadores que, ante todo, conocen su oficio, que no es otro que el de ganar partido tras partido.

La astucia de Singleton y la disciplina defensiva del Fórum permitieron que el marcador se colocara en ventaja a los cinco minutos de este período (54-56). Parecería que el Real Madrid estaba a punto de colapsarse, pero, sin mediar tiempo muerto alguno, el marcador pasó a un 66-58. No había pasado nada extraordinario. Simplemente que el Fórum falló tres canastas fáciles, y el Real Madrid había cumplido, con la obligación de marcar en su turno correspondiente. No hubo nada más.

El Fórum, sin Salvo, prontamente expulsado, y con Trumbo sentado precautoriamente durante muchos minutos por sus cuatro personales, no pudo sino mostrar voluntad y deseo de que el Real Madrid no practicara con él ninguna exhibición humillante. A falta de tres minutos, la diferencia era de siete tantos, que a punto estuvo de reducirse a cinco. Sin embargo, la diferencia pasó a los 10 tantos un minuto después, y a los 17 al final del encuentro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de noviembre de 1984