gente

Carlos de Inglaterra,

heredero de la Corona británica, ha abandonado la caza de faisanes y guacos, animado por su mujer, la princesa Diana, y se ha hecho vegetariano, según publicaba ayer el periódico londinense The Daily Mirror, que señala cómo el príncipe se ha ido alejando progresivamente de los deportes sangrientos a raíz de su matrimonio. La decisión ha tenido una espléndida acogida en las sociedades protectoras de animales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS