Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Juegos de la 23ª Olimpiada de la era modernaWaterpolo

Derrota española, pero gran partido ante EE UU

La selección española de waterpolo, en el que ha sido uno de los partidos más bonitos de los Juegos Olímpicos, pudo haber derrotado a la del país anfitrión. Un bajón defensivo durante la tercera parte, que forzó al seleccionador, Lolo Ibern, a sustituir a Ribera en la portería, y los nervios en algunos momentos decisivos impidieron que se produjera la sorpresa.Morillo abrió el marcador con un tiro desde lejos, mientras que los estadounidenses, quizá confiando en la debilidad de la portería española, intentaban los tiros largos sin demasiada suerte. Wilson, el portero, detuvo un buen tiro de Estiarte, pero Campbell consiguió empatar poco antes del final de esta primera parte.

En la segunda, las rígidas defensas parecieron desbloquearse. Robertson deshizo el empate, pero Canal, primero, y luego Estiarte pusieron de nuevo al equipo español por delante. Aquí empezó a verse el nerviosismo de nuestra selección. De las 13 expulsiones que sufrieron, los estadounidenses, sólo cinco veces consiguieron marcar los españoles. La dura defensa que había impuesto el entrenador norteamericano, para intentar controlar el juego rápido, intuitivo y de constantes movimientos del equipo español, podía haberle costado cara si las expulsiones hubieran sido aprovechadas, pero no fue así. Algunas veces por mala suerte, otras por precipitación, se, fueron perdiendo balones que luego, en manos de¡ contrario, llegaban al fondo de la meta de Ribera. Shaw, primero, y Jody Campbell dieron la váelta al marcador.

Durante la tercera parte el bajón español fue más grave. Ribera se mostraba muy nervioso e inseguro, tanto que Iberrí optó por sustituirlo por Moya. Estiarte consiguió dos tantos, pero los norteamericanos, cuatro, aumentando su diferencia a tres goles, con sólo siete minutos de juego por delante.

Sin embargo, en el cuarto período la selección española, en un arranque de juego e inspiración, pudo haberle dado la vuelta al partido. Con 9-7 en el marcador, Estiarte robó un balón en la defensa y se marchó solo, desbordando a la defensa contraria. Cuando lo más dificil estaba hecho, se dejó quitar el balón frente al portero. Un minuto después volvió a repetir la misma jugada, y esta vez el balón pasó rozando el poste. La réplica de McDonald dejó el marcador en 10-7, aunque Estiarte redujo la diferencia.

El calendario es el siguiente: España-RFA, el lunes; España-Holanda, el martes; Yugoslavia-España, el miércoles; y España-Australia, el jueves. Ya no juega con EE UU otra vez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de agosto de 1984