Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Juegos de la 23ª Olimpiada de la era modernaVela

Doreste y Molinat en primer lugar de la clase 470

Luis Doreste y Roberto Molina encabezan la clasificación general en la regata olímpica de la clase 470 al término de los cuatro primeros días de competición y pendientes de otras tres regatas, a celebrar el próximo lunes, martes y miércoles, tras un fin de semana de descanso para la vela en Long Beach."Si no ocurre un terremoto, hay medalla en el horizonte para Luis Doreste", dijo Fernando Bonín, jefe del equipo español, valorando cuatro días de competición, en la que el equipo Luis Doreste-Roberto Molina han sido los más regulares entre los 28 participantes. Con un tecer puesto en la primera regata, victoria en la segunda, quinto lugar en la tercera y segundo puesto en la cuarta jornada.

"Está muy encarrilado", continúa Bolín, en el puerto olímpico de Long Beach, "pero faltan toda tres mangas. Es muy difícil que no se lleven una medalla, pero lo que falta es llevarse la de oro", añade el jefe del equipo español, con evidente satisfacción por los resultados de esta primera parte de regata olímpica. Sobre todo teniendo en cuenta que los grandes favoritos españoles del mundo de la vela, Alejandro Abaseal (medalla de oro en los Juegos de Moscú) en la clase Flyin Dutchman, y Antonio Gorostegui (medalla de plata en los Juegos de Montreal) no parecen haber encontrado el camino hacia la victoria en la disputada competición olímpica en aguas californianas de Long Beach. La flojedad de los vientos parece ser el principal factor de unas actuaciones discretas.

El optimismo de Bolín, lógico a la vista de los resultados, contrasta con la frialdad de Luis Doreste: "Esto no ha empezado todavía", dice sonriente, mientras su pelo rizado y piel tostada se secan en el suave clima de la playa de Long Beach. Luis Doreste, al menos aparentemente, está tan tranquilo como antes del inicio de los Juegos, como consciente de que estaba llamado a estar entre los primeros, y quizá en el podio de las medallas en la tarde del miércoles.

"Las cuatro regatas", dice Luis Doreste, "han sido de características casi idénticas. Primero comienzan con poco viento, de fuerza 1 a 2 de Beaufórt, para ir subiendo hasta acabar en 3 y 4". Doreste considera que su tripulante, Roberto Molina, "se está portando muy bien, ya que el 50% de la victoria o del fracaso depende del tripulante en una regata".

Como adversarios más peligrosos para las tres restantes regatas, Luis Doreste considera como a los más peligrosos al estadounidense Stephen Banjamin, al italiano Torrimaso Chieffi, al alemán Wolfgang Hunger y al holandés John Stavenuiter. "Entre estos cinco nos disputaremos la medalla", zanja Luis Doreste.

Con un pasado lleno de victorias, en el Campeonato del Mundo juvenil, Campeonato de Europa y cinco veces campeón de España, Luis Doreste, de 23 años de edad, no cree que la posibilidad de ganar una medalla olímpica cambiará su vida. "Este año lo he dedicado a la vela, pero el próximo lo destinaré a estudiar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de agosto de 1984