Un profesor de Derecho Penal afirma que la ley antiterrorista dificulta la reinserción de 'etarras'

El mantenimiento de la legislación antiterrorista, tanto la vigente como el nuevo proyecto que se debate actualmente en el Parlamento, es el principal obstáculo para las medidas de reinserción de los terroristas y el desarrollo de la solidaridad activa en ese campo por parte de otros países. Esta opinión fue manifestada por Luis Arroyo Zapatero, profesor titular de Derecho Penal de la Universidad Complutense, en su intervención, ayer, en el curso que sobre reforma política y derecho dirige el magistrado Clemente Auger en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander."Si se quiere mantener una legislación excepcional, posibilidad que no rechazo en bloque, es ineludible que se ponga fin al espacio de actuación autónoma de la policía, y que sean los jueces quienes controlen la aplicación de la legislación excepcional, al objeto de garantizar el total respeto de los derechos constitucionales". El profesor Arroyo afirmó que la nueva ley antiterrorista que actualmente se debate en las Cortes introduce un mayor endurecimiento en relación con la legislación anterior. Por ello, a su juicio, se corre "el riesgo de acentuar los efectos negativos de aquélla". En su opinión, la aplicación de la legislación excepcional "básicamente por parte de la policía y sin control judicial en la práctica" es lo que determina la violación de los derechos humanos y la aparición de la tortura, generando, en consecuencia, la "solidaridad con una causa injustificable".

El conferenciante resaltó cómo los dos factores determinantes en la lucha contra el terrorismo en los últimos tiempos -la política de reinserción de los etarras y el fin del santuario francés- no sólo no son consecuencias de la ley antiterrorista, sino que el mantenimiento de ésta es "un obstáculo para su desarrollo futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 19 de julio de 1984.

Lo más visto en...

Top 50