Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prosigue la búsqueda de desaparecidos del buque 'Dauká' en aguas de Galicia

Las labores de búsqueda de los siete desaparecidos del mercante Dauka continuaron ayer infructuosamente, aunque han mejorado las condiciones de visibilidad, que ya permiten el rastreo desde el aire. El mercante vasco se hundió en la madrugada del viernes, al chocar con el buque polaco Harmattan en el litoral coruñés conocido como Costa da Morte. Los equipos de salvamento divisaron en la zona manchas de aceite y restos, posiblemente procedentes del navío hundido, pero no encontraron ningún rastro de las víctimas.Familiares de los desaparecidos Procedentes del País Vasco se han desplazado al puerto de Camariñas (La Coruña) para seguir de cerca los trabajos de rescate. Desde esta misma localidad salieron en la tarde de ayer por carretera hacia Euskadi, una vez realizada la autopsia, los féretros conteniendo los cadáveres de las tres víctimas del Dauka recuperados del mar hasta el momento y que han sido identificados. Son el del capitán Néstor Ibarbucena, 45 años, de Bermeo; el primer oficial Juan José Ochoa, 51 años, de Busturia (Vizcaya), y el camarero Alfredo Ikeseta, 53 años, de Bilbao.

Fuentes de los sectores marítimo y jurídico han mostrado su extrañeza ante el comportamiento de¡ buque polaco Harmattan. Tras conducir a la bahía coruñesa al único superviviente, el capitán del Harmattan rehusó atracar en el puerto coruñés, donde anteriormente tenía previsto desembarcar mercancía, y tomó rumbo hacia Francia pese a los desperfectos que tenía el buque en la proa.

En relación con el comportamiento del Harmattan, un portavoz del juzgado de instrucción de Corcubión, demarcación que abarca la zona de costa donde ocurrió el siniestro, expresó a este diario su extrañeza "por haberlo dejado marchar, por lo menos hasta que se tomara declaración. Fue una medida que no podemos entender, porque no están esclarecidas totalmente las circunstancias del siniestro".

En lugar de atracar en puerto, el capitán del Harmattan decidió proseguir ruta hacia Francia, acogiendose al parecer al reciente reglamento internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de julio de 1984