Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aróstegui se considera víctima de una conspiración por venganza

Florencio Aróstegui, parlamentario vasco y secretario general de Alianza Popular en el País Vasco, se considera víctima de una conspiración, inspirada en deseos de venganza personal. Aróstegui está sometido a expediente disciplinario por el presidente de su partido en Vizcaya, Antonio Merino, por supuestas irregularidades financieras.En conferencia de prensa celebrada ayer, Aróstegui presentó documentos mercantiles que según él prueban tanto la honestidad de su gestión como las irregularidades cometidas por las dos personas que han dado origen al expediente disciplinario. El dirigente de AP se desvinculó en 1980 de la empresa de automóviles que había fundado. Vicente Herrera, un antiguo vendedor, fue nombrado administrador. Entre 1980 y 1982 Herrera realizó acciones dolosas.

Por todas estas actividades el administrador fue despedido a fines de 1982, según consta en un documento que mostró el dirigente aliancista, y en el que figura también la firma de Alfredo Berástegui, el otro antiguo dirigente de la sociedad del que provienen las acusaciones contra Aróstegui. Según él, Merino ha actuado "precipitadamente, dejándose sorprender en su buena fe por las maquinaciones de esas dos personas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de junio de 1984