Una sesión del Parlamento

libanés destinada a debatir los recientes brotes de violencia en Beirut fue suspendida ayer, por falta de quórum, después de que estallaran en las proximidades del edificio varias granadas. Sólo 30 de los 99 diputados desafiaron a las bombas y a los disparos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 08 de marzo de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50