Abascal intentará hoy ser medalla de oro

El quinto puesto de Javier Arqués en la final de 60 metros lisos y la confirmación de Abascal como la mayor estrella del atletismo español fueron el balance positivo de la actuación hispana en la primera jornada de los Campeonatos Europeos de Pista Cubierta que se celebran en Gotemburgo. Pese a tratarse de una competición devaluada, sólo Gloria Palié pudo aprovecharse de la circunstancia y pasar a la final de 1.500. Los demás atletas españoles compitieron con arreglo a sus posibilidades.

En las siete finales de ayer sólo hubo un representante español, Arqués, en 60 metros. Pese a realizar peor marca que en semifinales (6.70, mejor registro personal del año), logró su más brillante clasificación en unos Europeos de pista cubierta. Hace dos años fue sexto con 6.66; ayer fue quinto con 6.72. A peor marca mejor clasificación, lo que refleja el estancamiento del atletismo en pista cubierta.En el resto del programa de ayer, los atletas españoles se re partieron por las eliminatorias y semifinales con distinta suerte. Abascal y López Egea, que corrieron juntos, fueron primero y tercero, respectivamente, con 3.42.64 y 3.43.67. Benjamín Fernández (sexto y 3.43.64) quedó eliminado Abascal dominó la prueba a su es tilo aun encontrándose indispuesto -fue inyectado antes de correr- y su victoria de hoy depende de cómo responda su organismo al tratamiento médico.

Antonio Sánchez, en 200, pasó las series (segundo con 21.94) pero no la semifinal (tercero con 21.48) que le arrebató Bongiorni, uno de los componentes del equipo italiano que tiene la plusmarca mundial de 4200. Esther Lahoz fue eliminada en 400 (última con 56.14) pese a que hubo series para descartar a dos corredoras. Gloria Pallé sí pasó la semifinal de 1.500 aunque Fue última en su carrera, con 4.19.51; había que eliminar a una y ella corrió la serie más rápida. La escasez de participantes tuvo su mayor reflejo en las pruebas femeninas de longitud y 3.000 metros donde hubo cinco y seis atletas, respectivamente.

De los nuevos campeones proclamados ayer, el soviético Grigory Emets fue el que alcanzó mayor protagonismo porque su marca superó en dos centímetros la que tenía el británico Connor desde 1981 como mejor marca europea de triple salto. Emets se quedó a, ocho centímetros de la plusmarca mundial de Banks. Vive en Lucrania, tiene 27 años, y en otras pruebas tiene acreditados 10.7 en 100 y 7,15 en longitud.

Otra, figura en la jornada de ayer fue Moegeriburt, también asiduo a los europeos de pista cubierta donde ha ganado dos medallas de oro y una de bronce. Tras asegurarse la victoria intentó, sin conseguirlo, 2,38 metros, que hubieran sido plusmarca mundial de salto de altura.

En cuanto a las checoslovacas Kratochvilova y Kocemvova, ambas dominaron sus pruebas respectivas, 200 y 400 metros, corriendo serie y semifinales sin forzar en torno a los 23 y 53 segundos.

Nueve atletas españoles actuarán en la jornada de hoy. Debutan Moracho y Sala en 60 vallas, Teresa Rioné en 60 lisos, Ruiz en pértiga, Corgos en longitud y Sánchez Vargas en 3.000 metros, cuyas semifinales no se celebraron ayer ante la escasez de participantes. Volverán a actuar, ya en finales, después de haber superado ayer las semifinales, Abascal, Lopez Egea, si se confirma, y Gloria Pallé en 1.500.

Abascal iba a tener su liebre, López Egea, el mismo que el año pasado, pero éste ha quedado fuera al reclamar los húngaros por la descalificación de su atleta Nemeth. Los españoles protestarán, pero hasta hoy no se sabrá seguro si actuará.

Las otras posibilidades de medalla para el equipo español están a cargo de Moracho y Corgos, con opción también para Sala. Éste se mantiene en una línea regular durante la temporada, salpicada con alguna carrera excepcional. Sus posibilidades aumentan al no estar Munkelt ni Bryggare.

La técnica ha presentado un invento en estos campeonatos. Se trata de una superficie para el área de recepción en la prueba de peso, que permite precisar, sin error, la medición de los lanzamientos. La bola cae y deja una huella que desaparece a los 30 segundos por la elasticidad de la superficie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 03 de marzo de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50