Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VI Congreso Nacional de AP

La nueva ejecutiva de Alianza Popular fue aprobada por los congresistas sin ningún voto en contra

El acto de clausura del VI Congreso Nacional de Alianza Popular (AP) se vio ensombrecido ayer por el asesinato del teniente general Guillermo Quintana. La euforia de los congresistas que llenaban el Palacio de los Deportes de Barcelona se vio truncada cuando el presidente del partido Manuel Fraga, leyó un télex con los últimos datos sobre el atentado. El congreso, puesto en pie, guardó un minuto de silencio y dedicó un largo aplauso al fallecido. A partir de entonces no hubo más estridencias ni fáciles ovaciones, en contraste con la alegría coja que fue recibido el resultado de la votación que eligió a la nueva dirección del partido, sin ningún voto en contra, o la generosidad con que se aplaudieron las ocurrencias de Pedro Schwartz.

Manuel Fraga como presidente; Gerardo Fernández Albor, Alfonso Osorio, Miguel Herrero y José María Ruiz Gallardón en la vicepresidencia primera, segunda, tercera y cuarta, respectivamente, del Partido Unido de Alianza Popular; Abel Matutes en la vicepresidencia primera, y Jorge Verstrynge en la secretaría general, encabezan la nueva dirección que, hasta un total de 50 miembros, configuraron la candidatura oficial y única aprobada ayer por el congreso sin ningún voto en contra. De 2.638 votos emitidos, 2.499 fueron favorables, 112 en blanco y 27 nulos. La nueva lista del comité ejecutivo nacional tiene 18 miembros menos que la que resultó elegida en el V Congreso, celebrado hace dos años en Madrid.Han sido excluidas o sustituidas 28 personas, entre ellas los vicepresidentes Luis Ortiz y Fernando Suárez, este último por propia decisión. En cuanto a Luis Ortiz, su alejamiento de la dirección del partido responde a razones personales, por un lado, y a lo mucho que disgustó a Manuel Fraga su actuación como presidente del comité electoral que confeccionó las listas de 1982, cuando varios candidatos del partido coaligado PDP quedaron fuera de las listas en el último momento mediante procedimientos poco ortodoxos.

También se comentaba ayer en los pasillos del congreso el castigo que ha sufrido Guillermo Kirkpatrick, en otros tiempos uno de los pesos pesados aliancistas y potencial ministro de Asuntos Exteriores en el supuesto de que Manuel Fraga llegara al poder. Kirkpatrick ha quedado también fuera de la dirección, y parece ser que no ha sido ajena a ello su desafortunada intervención en el Congreso de los Diputados durante los debates sobre los Presupuestos Generales del Estado, en que el diputado aliancista acusó al Gobierno de representar en el exterior "sólo a la España roja". En aquella ocasión, los portavoces parlamentarios del Grupo Popular se vieron obligados a pedir disculpas al Gobierno y Miguel Herrero comentó a los informadores: "No volverá a tener ocasión de meter la pata".

"Estafa lamentable"

Entre los que han entrado por primera vez en la ejecutiva o han cambiado de puesto dentro de ella destaca Miguel Herrero, ascendido de militante de base a vicepresidente segundo y una de las revelaciones de este congreso. Ayer, cuando algún orador citaba su nombre, los congresistas rompían a aplaudir. Después, cuando en la conferencia de prensa se le preguntó a Fraga por la sucesión, el reelegido presidente de AP dijo: "Hemos tenido la gran alegría de comprobar en este congreso el resurgir, o mejor dicho la confirmación, de Miguel Herrero", tras lo que volvió a insistir en que hay mucha gente valiosa en AP. También llama la atención en la nueva ejecutiva que el cargo otorgado a Eduard Bueno -candidato a presidente de la Generalitat- sea el de parlamentario autonómico por Barcelona, cuando aún no se han celebrado las elecciones catalanas. Por lo demás, se ha confirmado la elección del equipo joven y de nuevas caras que -con la excepción de Ricardo de la Cierva- configuran el grupo de coordinadores.

En el discurso de clausura, Fraga volvió a arremeter contra el Gobierno, del que dijo que "ha estafado al pueblo español del modo más lamentable". Calificó de falsas las teorías del techo electoral de AP, e introdujo una improvisación en su discurso sobre "la inseguridad que conlleva tantos asesinatos de joyeros y tenderos", para que los delegados vieran "hasta dónde han llegado las cosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de enero de 1984

Más información

  • El asesinato de Quintana Lacaci ensombreció el triunfalismo del acto de clausura