Tensión entre 'carrillistas y seguidores de Iglesia" en la conferencia del PCE de Madrid

"Estamos ante la mayor división interna, ante la mayor crisis que ha tenido el PCE", manifestó ayer Adolfo Piñedo, secretario regional del partido comunista en Madrid durante el inicio de la VIII Conferencia Regional del PCE -que eligirá a 103 delegados para el congreso nacional que celebrarán los comunistas a partir del próximo día 14. La sesión de apertura de la conferencia estuvo marcada por la división entre carrillistas -mayoritarios en el comité regional- y los seguidores del actual secretario general, Gerardo Iglesias, que precisamente no estuvo presente en el acto inaugural protagonizado básicamente por el carrillista, Piñedo.El volumen numérico de la delegación madrileña hace que esta conferencia se considere muy importante, aunque no decisiva, para el resultado final del congreso, que marcará la orientación de la política comunista durante los próximos dos años.

Más de 800 asistentes a la conferencia, representantes de las nueve agrupaciones de Madrid, escucharon el largo informe del secretário regional, Adolfó Piñedo, quien admitió que "estamos ante la mayor división interna, ante la mayor crisis que ha conocido el PCE". Pifiedo pidió un giro político a la izquierda y lanzó un duro ataque a la acción del PSOE, a quien prácticamente acusó de ser responsable de lo que él consideró un retroceso de la democracia. La dura crítica al Gobierno socialista y a los renovadores, expulsados por Carrillo en noviembre del 82, a quienes despectivamente calificó de "socialdemócratas", fueron otras tantas causas de irritación para los seguidores de la mayoría del comité central, es decir, de las tesis de Gerardo Iglesias.

La división existente en la organización comunista madrileña se hizo patente desde el principio, al realizarse una votación que trataba de alierar el orden del día y que fue ganada por los carrillistas, lo que, según los observadores, constituye un signo de por dónde podría discurrir la conferencia, que el domingo elegirá a un nuevo comité regional, y a los delegados que acudirán al Congreso.

Aunque ambos sectores hablan de una posible lista de integración, tanto para el comité regional como para la delegación al congreso, la tensión existente entre ambos sectores, a los que tan sólo une la hostilidad hacia los escasos extinguidos prosoviéticos que siguen a Ignacio Gallego, podría dificultar estos intentos integradores. El sector afecto a Gerardo Iglesias negó los rumores que señalaban al miembro del comité central Juan Francisco Plá como posible alternativa gerardista a Piñedo.

La conferencia de Madrid se celebra paralelamente a las de otras varias regiones, entre ellas Valencia, que, con sus 83 delegados, constituye la tercera en importancia cara al congreso nacional. Las dos principales son Andalucía, donde los carrillistas quedaron en franca minoría, y Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de diciembre de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50