Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Ya nadie se plantea si el PCE va a desaparecer", afirma Iglesias al hacer balance de su gestión

El secretario general del Partido Comunista de España (PCE), Gerardo Iglesias, considera que el balance de su gestión, cuando se cumple un año desde que sustituyó a Santiago Carrillo, es positivo, "pero está empañado por la crisis en la dirección, que continúa abierta". Según él hay algo positivo: "Ya nadie se plantea si el partido comunista va a desaparecer".

Iglesias, convencido de que "lo que más desea el PCE en estos momentos es la unidad", piensa que, a pesar de todo, tiene motivos para mostrarse optimista y pita "no como éxitos propios, sino como un avance colectivo de todo el partido", los 800.000 votos recuperados en las pasadas elecciones municipales y autonómicas; el incremento, lento pero constante" de la militancia, y la respuesta a las movilizaciones sociales.Cuando Gerardo Iglesias se hizo cargo del encontró una situación muy crítica: la derrota electoral, las luchas Internas, cifras de militancia hinchadas y un futuro muy incierto para el partido. "Al hacer el primer repaso real de militancia'", recuerda, "con carnés y cotizaciones, vimos que el PCE no contaba con 110.000 militantes, como se decía, sino con muchos menos. En dos años no se había hecho ningún recuento serio. Ahora, la cifra es menos triunfalista, 85.000militantes, pero es la verdadera".

No quiere Gerardo Iglesias entrar en el detalle de sus enfrentamientos con su predecesor en el cargo. "Eso no es lo importante", dice, "Yo no he hablado con Santiago Carrillo desde la conferencia nacional de diciembre".

En esa conferencia fue precisamente cuando Carrillo dio el primer síntoma de discrepancia: tras haber dirigido el partido durante 22 años, no acudió a ninguno de los debates. Se presentó al acto de clausura y admite que su mayor preocupación actual es el enfrentamiento que existe en lajerarquía del partido, "por las consecuencias que tiene en las bases, que en lugar de preparar el XI Congreso Nacional con seriedad y tranquilidad, lo estamos haciendo inmersos en un proceso de crispación y de polarización".

La preparación del XI Congrese Nacional, que se celebrará en Madrid los días 15, 16 y, 17 de diciembre, ocupa la mayor parte del tiempo de los comunistas. Gerardo Iglesias es tajante al afirmar: "No va a haber escisiones en el Congreso, porque el PCE lo que nilás desea en estos momentos es la unidad". La idea del modelo de partido que debe salir del Congreso la resume en cuatro puntos: el PCE recuperará el trabajo de rriasas; ofrecerá cada día una imagen más nítida de partido de izquierda, en contraste con épocas pasadas, donde esa imagen pudo estar más difuminada; se convertirá en un partido verdaderarnente deniocratizado, y reafirmará su convencimiento de que el eurocomunismo es la única vía democrática para el socialismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de noviembre de 1983

Más información

  • Aniversario de la sustitución de Carrillo en la secretaría general