Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:El cine en la pequeña pantalla

'La Vida sigue igual', el inicio de un triunfo

Los grandes hombres siempre arrastran pequeñas tragedias que se engrandecen al ser totalmente desconocidas por sus seguidores que sólo saben, gracias a la información vicaria de la prensa del corazón, que viven una eterna fiesta, en aposentos de infinitas hectáreas. La vida sigue igual es un biopié a la medida de su protagonista. Cuando se rodó, Julio Iglesias no era el Iglesias de ahora, transnacional y soltero con lujosos consuelos en el lecho. La dureza de sus principios quedaría magnificada por el adónde ha llegado. El filme habla de dos desgracias y de un propósito. Julio Iglesias debe abandonar su prometedora carrera de futbolista y renunciar al amor admirativo de una simple telefonista. A cambio, está su triunfo como cantante. Y en este cambalache tan drásticamente heterogéneo reside el intríngulis. ¿Vale la pena ganar en Benidorm si con ello se rompen dos corazones? Parece ser que sí.La vida sigue igual se emite las 16.00 horas por la primera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 1983