Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Rafael Fernández, consúl general de España en Italia

El cónsul general de España en Roma, Rafael Fernández Quintanilla, murió ayer de un infarto de miocardio en el área de servicio de Bahía al Pino, de la autopista del Sol, en las proximidades de Arezzo (centro de Italia).Rafael Fernández Quintanilla, de 62 años y nacido en Madrid el 14 de marzo de 1921, conducía su coche en compañía de su mujer, Yvette Dingreville, francesa, cuando tuvo que detenerse para cambiar una rueda pinchada.

Tras sustituirla por la de repuesto se sintió mal y decidió parar en la primera área de servicio que encontró. Al agravarse sus condiciones fue trasladado en una ambulancia, muriendo camino del hospital de Arezzo.

Fernández Quintanilla viajaba hacia San Marino, donde tenía que presentar cartas credenciales como representante de España ante esa república.

Entre otros importantes puestos diplomáticos, Rafael Fernández Quintanilla desempeñó los de secretario de embajada en Chile, consejero cultural en París, cónsul en Munich, cónsul general en Ginebra, Londres y Buenos Aires y embajador en misión especial.

Ligado enormemente con el mundo cultural, entre sus éxitos más resonantes destaca el que permitió a España recuperar para sí y llevar a Madrid el cuadro Guernica, de Picasso.

Fernández Quintanilla llevó personalmente las conversaciones entre el albacea del pintor, abogado Dumas, y los representantes del Museo de Arte Moderno de Nueva York, lugar donde se encontraba depositada la obra hasta su instalación definitiva en el Museo del Prado, en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 1983