Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un proyecto en tres fases

El SACTA, que se adjudicará con toda seguridad a empresas nacionales (hay conversaciones entre Equipos Electrónicos y CECSA para una posible concurrencia conjunta al proyecto), supone una inversión de 9.000 millones de pesetas, dívidida en tres fases. En la primera, que se adjudicará este mismo año y tiene un presupuesto de 3.650 millones, se pretende la ejecución en tres años de un subsistema de automatización de tratamiento de datos de radar y planes de vuelo, de un subsistema de comunicación de voz, de otro relativo a datos meteorológicos y de información aeronáutica y de un subsistema de simulación dinámíca para entrenamiento.La segunda fase, extensión de la red a Canarias y centros de aproximación para las principales ciudades españolas, tiene un presupuesto de 2.000 millones y un plazo de ejecución de dos años, y podría adjudicarse este mismo año o a principios del próximo.

La tercera fase, la más sofisticada, supone mejoras sobre la red con el más avanzado instrumental, como pueden ser los radares Modo-S (enlace de datos con aviones que se procesan de forma permanente), que en Estados Unidos está previsto poner en funcionamiento en 1985. La adjudicación a la industria nacional de esta fase, que se evalúa en unos 3.000 millones de pesetas, se realizará el próximo año, con un plazo de ejecución de tres años.

Con el SACTA, según Pedro Tena, España dispondrá de uno de los sistemas de control aéreo más avanzados de Europa, con un alto nivel de prestaciones. Permite, por ejemplo, un fichero de 4.600 planes de vuelo diarios (550 de ellos en vuelo activo), conexión con 12 radares, tiempo de 2 segundos en la transmisión de planes de vuelo, etcétera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de junio de 1983