_
_
_
_
_
Baloncesto

España se entrenó a gusto con el Atlantic Coast

La selección española se entrenó a gusto con el Atlantic Coast sin que el espectáculo resultara, por ello, aburrido. Díaz Miguel pudo poner en juego con cierta asiduidad a casi todos sus hombres, a excepción de Margall, que ayer estuvo condenado al banquillo. El encuentro resultó positivo, no solo por el marcador que suele ser lo menos interesante en estos casos, sino porque la selección española mostró una rapidez de movírniento estimable para ser su primer encuentro, y a la vista del escaso tiempo que han tenido de preparación. Creus y Solozábal compitieron en la dirección del contrataque español.Los jóvenes jugadores del Atlantic Coast resultaron ideales para un primer encuentro de preparación. No presionaron en defensa, algo en ataque de forma intermítente y trataron de mostrar las innatas virtudes de los norteamericanos en los tableros. Así, la selección española se mantuvo defensivamente en zona y trató de practicar un juego rápido y fluído, hecho que consiguió en algunas ocasiones. Díaz Miguel pudo alternar a los tres bases, Creus, Solozábal y Corbalkn, y pudo observar una positiva competencia entre los dos primeros para alzarse con la titularidad en la selección. Corbalán pareció menos ambicioso en este sentido, hecho que quizás algunos intenten explicar como exceso de experiencia. Fue, en todo caso, la pugna más destacable en la selección. Y lo cierto es que Solozábal y Creus dieron un buen recital de rapidez en el contraataque, con lanzamientos que en algunos casos parecían suicidas. De todas formas, se les vio sueltos en el juego.

Díaz Miguel llegó a cambiar a sus jugadores de cuatro en cuatro, con la espectacularidad que ello comporta, muy a la americana. Sibilio, Iturriaga, Arcega y Epi alternaron como aleros con acciones desiguales. Sibilio tuvo una actuación más constante y Arcega se asentó en el segundo tiempo, pero quedó claro que sobre Epi recaerá la titularidad indiscutible. En los tableros, Fernando Martín cogió más rebotes de lo acostumbrado en los últimos partidos que ha disputado, pero Díaz Miguel eludió formar un presunto duo de titulares, por lo que los alternó, e incluso formó dos parejas, Romay-Giménez y Fernando Martín-De la Cruz. Por último, demasiados fallos en los lanzamientos libres y algunas imprecisiones en el tiro a media distancia. El conjunto americano mostró su juventud y las buenas maneras de Rowe.

Por otra parte, la URSS, en el segundo encuentro de la primera jornada, derrotó a la selección de Panamá por 133-94. Panamá será el rival de España en la jornada de hoy.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_