Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atlético de Madrid y Barcelona se disputan un puesto en la UEFA

Atlético de Madrid y Barcelona se juegan hoy la plaza libre del torneo de la UEFA. Para hacerse acreedores a ella tienen que vencer a dos equipos con la permanencia en Primera División amenazada: Rácing de Santander y Osasuna, respectivamente. Los rojiblancos madrileños cuentan con la ventaja relativa de jugar en su propia casa; los azulgranas disputan el encuentro en El Sadar, en Pamplona. Otro equipo, el Celta, se juega también la permanencia en Valladolid.

Los jugadores del Atlético de Madrid quieren redondear su notable campaña en la Liga asegurándose la segunda plaza del torneo de la UEFA. Para ello necesitan ganar al Rácing, un equipo joven cuyo historial está jalonado de gestas que hablan de salvar la Primera División en el último partido y casi en los últimos minutos. El Rácing, además, no estará solo en el Manzanares: alrededor de 2.000 seguidores montañeses presenciarán el partido.El Atlético de Madrid no podrá alinear a Arteche (acumulación de tarjetas) ni a Marina (lesión en un tobillo), cuyos puestos los ocuparán Ruiz y Landáburu, respectivamente. La novedad rojiblanca será la reaparición de B albino después de la lesión (rotura de pómulo) que le produjo Mario Alberto Kempes en el partido que ambos disputaron en Mestalla.

Aparte de Valencia, Las Palmas y Rácing, Osasuna y Celta son los otros amenazados de descenso. El Osasuna tiene que ganar al Barcelona para seguir en Primera División. Pero el trabajo que se les presenta a los jugadores de Pepe Alzate es arduo, porque los azulgrana también necesitan la victoria para asegurarse un puesto en la Copa de la UEFA.

Para el Barcelona el triunfo supondría, al menos, lavar la cara a una campaña con resonantes triunfos y.lamentables derrotas. Ambos conjuntos se presentarán en El Sadar con sus mejores formaciones.

El Valladolid, que comenzó la Liga alarmado por los malos resultados, está a salvo en la zona intermedia de la tabla. Su último partido, sin embargo, decidirá en parte la suerte deportiva del Celta.

Victoria de la Real

La Real despidió de una forma discreta su más triste Liga de los últimos años, aunque el holgado triunfo sobre el Málaga le sirviera para terminar el campeonato con dos positivos. El partido no tenía ningún interés sobre el papel y por ello pudo adelantarse a la tarde-noche sabatina. Y tampoco lo tuvo en el terreno de juego, ya que salvo algunos destellos de Bakero y de López Ufarte, apenas hubo jugadas de calidad. Después de un comienzo brioso, el desorden se apoderó de las filas realistas y el 0-0 del descanso no sorprendió.

El gol de Bakero a los treinta segundos de reanudado el juego, sirvió para serenar los ánimos, aunque no para llamar al buen juego. El Málaga se mantuvo en todo momento en un tono de simple comparsa. A tres minutos del final, Uralde cerró la cuenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 1983