Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El absurdo fútbol olímpico

El Comité Olímpico Internacional, (COI), y la Federación Internacional de Fútbol, (FIFA), se reúnen a partir de hoy en Lausana, sede del organismo olímpico, para arreglar el último modelo de la mejor y más falsa capa amateur que pueda cubrir el máximo profesionalismo de todos los deportes olímpicos. Para rizar el rizo del absurdo, vamos.España, lamentablemente, se va a manchar más que nunca en el tema. Si pasó ya en ocasiones anteriores con un amateurismo marrón claro, todo se ha vuelto ahora de un oscuro total. La lista dada por Luis Suárez para el primer partido del día 9 contra Bélgica rezuma olimpismo por todas partes: Marcos (récord de traspasos en el fútbol español), Víctor, Carrasco, Urbano, Julio Alberto, Juan José, Agustín, Pedraza, Sarabia, Goicoechea, Zubizarreta, De la Fuente, De Andrés, Señor, Güerri, Roberto, Rincón, Buyo, Alvarez, Nimo, Serna y Francisco. Todo un rosario de millones por medio. Y no hay disculpa, aunque se trate de justificar estos nombres con los militares del Este. A un descaro no se puede contestar con otro. Y ante la mentira general cabe la contestación consecuente de la no asistencia para no participar en inferioridad de condiciones.

COI y FIFA, al parecer, mantendrán para las eliminatorias previas de los Juegos de los Angeles 84, porque ya están en marcha, la norma de que pueden participar todos aquellos jugadores que no hayan jugado un Mundial. Pero cerrarán la mano para la fase final. Será curioso comprobar cuánto. Resultaría el colmo del absurdo un torneo olímpico, auténtico Mundial profesional sin veteranos.

En cualquier caso, la chapuza está preparada. Otros deportes criticados, como el baloncesto o el atletismo, pueden quedar, en la comparación, casi como quería Coubertin a principios de siglo. Y eso que lo tenían ya muy difícil.

Es absurdo hacer olímpico el tenis a estas alturas, pero mantener el fútbol con mayor nivel de falsedad lo es más todavía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 1983