Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Breitner y Schuster se reconcilian

El centrocampista del Barcelona Bernd Schuster se ha reconciliado con Paul Breitner y ha prometido participar en el partido homenaje al capitán del Bayen Munich, que se celebrará el 31 de mayo, con un encuentro entre el equipo bávaro y una selección de los mejores futbolistas del mundo. La reconciliación entre los dos jugadores abre la posibilidad de un fichaje de Schuster por el Bayerri Munich, que está muy interesado en el centrocampista alemán cuando cumpla su contrato con el Barcelona. El conflicto entre Breitner y Schuster se remonta al mes de mayo de 1981, tras. el partido contra Brasil, en Stuagart.Aquel día, Breitner ignoró a Schuster y no le pasó un sólo balón. Por la noche, Schuster no acudió a una fiesta en casa de Hansi Muller, y en la madrugada hubo un intercambio de palabras fuertes entre el seleccionador nacional, Jupp Derwall, y la esposa de Schuster, Gaby.

Siguieron los ataques a través de los periódicos; Schuster se negó a volver a la selección, "yo no quiero ser el que le corte el césped a Breitner". Desde Munich, Breitner y Rummenigge lanzaban sus andanadas contra Schuster y su mujer.

Ahora, por medio del entrenador barcelonista Udo Lattek, Breitner pidió la presencia de Schuster en la selección mundial, que jugará en su partido de despedida el 31 de mayo, en el estadio Olímpico de Munich. Schuster se mostró dispuesto a acudir al homenaje de su rival y a olvidar lo ocurrido.

Con esta reconciliación, Schuster se abre al mismo tiempo las puertas del Bayerri Munich, que está muy interesado en encontrar un sustituto para Breitner; el presidente del Bayerri declaró ya que el hombre ideal sería Schuster, y que esperan a que cumpla su contrato con el Barcelona para hacerle una oferta.

Desde Barcelona, Schuster se muestra también interesado. Su antiguo enemigo, Breitner, pasará probablemente a ocupar un puesto directivo en el Bayerri Munich y ya no le hará sombra sobre la pradera. La prensa alemana acogió con satisfacción la noticia, y un periódico realizó incluso un fotomontaje con los dos gallitos en actitud de darse la mano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 1983