Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los escindidos de Euskadiko Ezkerra se desentienden rotundamente de la estrategia de ETA Político-militar

Mientras ETApm, autora del secuestro del industrial Saturnino Orbegozo, anunciaba en medios vascofranceses el inicio de una fuerte campaña de recaudación de fondos económicos, los principales dirigentes del colectivo Nueva Izquierda -escindidos recientemente de Euskadiko Ezkerra- se desentendían, acaso por primera vez de una forma tan rotunda, de la trayectoria de los polimilis.En una amplia entrevista publicada ayer en el rotativo vasco Deia, Iñaki Múgika Arregi -Eskerra- e Iñaki Albistur -Zapa- critican a Euskadiko Ezkerra, de cuyo partido, junto al 20% de la afiliación, se fueron el pasado mes, de "socialdemócrata". Asimismo se desentienden de ETA al precisar que están "en contra de la lucha armada". Sin embargo, se muestran muy respetuosos ante el fenómeno político de Herri Batasuna: "Puede llegar a constituirse como una alternativa de izquierda en Euskadi".

Mucho antes de que la ruptura de la tendencia crítica con Euskadiko Ezkerra se perfilara como una posibilidad, la sombra de ETApm siempre ha estado presente en los círculos del mencionado partido. El hecho de que la organización inicial que dio soporte a Euskadiko Ezkerra, Eia, surgiera por propia decisión de ETApm en 1977, ha proporcionado a los dirigentes del mencionado partido una imagen pública permanentemente vinculada a la organización armada.

Sin embargo, los propios acontecimientos políticos, la progresiva definición de Euskadiko Ezkerra hacia opciones muy críticas en relación al nacionalismo y el estancamiento político de los polimilis ha ido marcando diferencias entre ambas partes, hasta el punto de que la renegación ha sido mutua. Euskadiko Ezkerra comenzó, hace ya más de un año, a criticar severamente las acciones de los polimilis, y posteriormente éstos no reconocían en Euskadiko Ezkerra al partido afín de los comienzos.

No obstante, en círculos de los observadores más próximos a la trayectoria de Euskadiko Ezkerra persistía la sospecha de que la tendencia crítica del partido, Nueva Izquierda, podría ser el reducto político de ETApm. De hecho, en innumerables ocasiones, los dirigentes de la mencionada tendencia no han ocultado su coincidencia política con los polimilis -en la defensa de la profundización de las acciones nacionalistas, críticas al PSOE, medidas para la pacificación de Euskadi, entre otras-, pero ellos siempre han insistido en que nada tenían que ver órganicamente con los polimilis.

Diferencias entre Nueva Izquierda y EE

En esta ocasión las diferencias existentes entre ETA y Nueva Izquierda han quedado claramente establecidas por las propias declaraciones de Eskerra y Zapa. Sus frases revelan no sólo una total ausencia de conexión órganica con los polimilis, sino una meridiana diferencia política con ellos."Estamos en contra de la lucha armada, secuestros e impuestos revolucionarios. Hemos apostado por combatir políticamente. Nueva Izquierda no necesita secuestros para su financiación. Y si ETApm proyecta, entre sus objetivos, financiarnos, está totalmente equivocada", afirman los dos dirigentes de Nueva Izquierda, que, hasta hace un mes, militaban en las filas de Euskadiko Ezkerra.

Iñaki Múgika Arregi e Maki Albistur, que dicen que su colectivo representaba más del 20% de la afiliación de Euskadiko Ezkerra, critican duramente a su ex partido, ya que, en su opinión, "se está convirtiendo en socialdemócrata". Califican negativamente el hecho de que Euskadiko Ezkerra, en su opinión, haya abandonado la perspectiva nacionalista "para irse hacia posturas de unificación con los sectores de la izquierda tradicional española y crear graves enfrentamientos con Herri Batasuna y los sectores de la izquierda abertzale".

Después de aclarar que ellos no pusieron objeción alguna a la entrada de militantes del PCE en Euskadiko Ezkerra, los dirigentes de Nueva Izquierda matizan: "Nosotros seguimos siendo contrarios a la Constitución, y pensamos que debe ser reformada. El Estatuto vasco sigue siendo positivo; está ahí y es la única forma que hay. Pero para muchos dirigentes de Euskadiko Ezkerra el Estatuto es ya la forma y voluntad organizativa de este pueblo. Sin embargo, creemos que este pueblo tiene derecho a la autodeterminación, incluso a separarse del Estado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de enero de 1983