Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pérdida de imagen del Madrid pasa por las primas a terceros y la polémica con la Federación y Núñez

El Real Madrid se encuentra actualmente en guerra, sobre todo, con la Federación Española de Fútbol y con el Barcelona. Las relaciones con los clubes de Primera División, en algunos casos, dejan bastante que desear, como sucede con la Real Sociedad. Eso sí, el club presenta recursos por cualquier sanción a sus jugadores, a su campo o a sus directivos. La historia de la degradación de la imagen del club tiene dos puntos cruciales: en 1979, cuando nace el grito "así, así gana el Madrid", y en 1980, cuando se demuestra que el Real Madrid, como un club corriente, primó a terceros equipos. A la falta de deportividad, esta temporada, y por primera vez, los jugadores han conocido ciertas dificultades económicas para percibir las pagas a su tiempo.

Tres años lleva Luis de Carlos en lucha dialéctica con José Luis Núñez, con ataques y perdones, con idas y venidas de la Federación.En la noche del domingo 25 de noviembre de 1979, en una tribuna del campo gijonés de El Molinón, nació espontáneamente el grito "así, así gana el Madrid". Se jugaba el partido Spórting-Real Madrid, que concluyó con empate a uno, televisado en directo por decreto gubernamental de 1944, con la oposición federativa. El árbitro del encuentro, Ausocúa Sanz, ya retirado, expulsó al sportinguista Ferrero al repeler una patada del madridista San José. Este grito se hizo costumbre y se convirtió en tradicional en otros muchos campos españoles de Primera División. El Real Madrid salió escoltado del Sánchez Pizjuán, del Benito Villamarín, de La Romareda y de San Mamés, entre otros, con apedreamiento de su autocar.

La guerra santa del Real Madrid en el fútbol nacional se agravó con la llegada de José Luis Núñez a la presidencia del Barcelona, primero, y a la vicepresidencia de la Federación Españo la de Fútbol, después. El 5 de julio de 1979 el presidente azulgrana, en una reunión de presidentes de Primera División, en la que se planteó la designación de árbitros propuesta por el Atlético de Madrid, ante la presencia de Luis de Carlos, declaró que "el título de Liga de este año se decidió con la ayuda de los árbitros". El Real Madrid acababa de ganar la Liga, por delante del Spórting.

Los oficios de Pablo Porta sir vieron para que De Carlos consi derara recibir las excusas corres pondientes del presidente azul grana. Pero, meses después, Núñez insistió en la misma denuncia con idénticos términos. El Zaragoza, un día antes, fue derrotado por el Madrid gracias a un gol de Rincón, que la moviola demostró fue conseguido fuera de juego. Armando Sisqués, presidente del Zaragoza, inició la reunión de presidentes con lamentaciones en tal sentido. Los del Valencia y Almería, que poco tiempo antes se enfrentaron a los madridistas, también se quejaron de los arbitrajes. El presidente madridista, después de solicitar varias veces que Núñez rectificara sus palabras, abandonó la reunión de presidentes. "No puedo estar sentado en la misma mesa que un señor que ha ofendido al Madrid", confesó Luis de Carlos.

El Real Madrid, además, decidió, por primera vez en el mandato de Luis de Carlos, abandonar la Federación Española. El honorable Josep Tarradellas, entonces presidente de la Generalitat, el 6 de 5ebrero de 1980, en vísperas del partido Barcelona-Real Madrid, consiguió que, en su presencia, las graves acusaciones del presidente azulgrana sobre las ayudas arbitrales al conjunto madridista se saldaran ficticia y temporalmente con el simulacro de abrazo entre los dos presidentes.

1980: Primar a terceros

Hasta ese momento el presidente del Real Madrid jugó el digno papel de quien siente ofendido el honor de la entidad que representa, sin motivo alguno. Pero en la temporada siguiente, 1980-1981, el Real Madrid protagonizó uno de los affaires más vergonzosos de su historia. El club madridista recurrió a primar a terceros para ganar la Liga. La Real Sociedad se destapó esa temporada como candidato destacado al título de campeón con una marcha fulgurante desde su inicio, sin perder partido alguno hasta el penúltimo del campeonato, en el que sorprendenternente cayó derrotado por el Sevilla en el Sánchez Pizjuán. Después se comprobó que los jugadores sevillistas por ganar a la Real Sociedad percibieron del Real Madrid 300.000 pesetas cada uno, repartidas por Bertoni antes de marcharse a Italia.El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (FEF) sancionó al Real Madrid con 2.600.000 pesetas por primar a terceros, después de estimar que los jugadores del Betis, mediada la temporada, recibieron cada uno de ellos 75.000 pesetas por empatar en Atocha, frente a la Real Sociedad. El dinero fue entregado al capitán bético Benítez -que también fue sancionado por aceptar ese dinero- en el aeropuerto de Barajas por un señor de edad y una joven señora, que se aseguró eran el padre y la esposa de un ex jugador madridista. El Comité de Competición no sancionó la prima recibida por el Sevilla ante la falta de pruebas, que posteriormente se descubrieron.

El Real Madrid recurrió, como hace siempre, ante el Comité Superior de Disciplina Deportiva del Consejo Superior de Deportes, que estimó su recurso. El presidente en funciones de dicho Comité, Francisco Martínez Fresneda, es socio del Real Madrid desde hace más de veinte años, condición que también ostenta otro de los miembros del organismo, Carlos Saus. Otro de los miembros de este Comité es Alfonso de Borbón, que suele presenciar los partidos del Real Madrid desde el palco presidencial del Santiago Bernabéu.

El 5 de octubre de 1981 el Real Madrid decide de nuevo abandonar "de hecho" la Federación después de que el presidente del Sevilla, Eugenio Montes Cabeza, también directivo de la Federación Española, catalogase a Merino González, colegiado del encuentro Sevilla-Madrid, como "árbitro de cámara del Real Madrid". El presidente sevillista fue expedientado, pero el Real Madrid, desde entonces, no ha vuelto, más que cuando ha querido, a reuniones oficiales.

Unos comentarios privados de Pablo Porta, José Luis Núñez y Benito Castañeda, presidente, viceprésidente económico y tesorero, respectivamente de la Federación Española, en la última asamblea general del fútbol nacional, que trascendieron a través de la emisora radiofónica Antena 3 y en la que se criticaba la suerte del Real Madrid en el calendario de la Liga, sirvieron para que la asamblea del Real Madrid acordase un voto de censura a la Federación Española y declarase personas non gratas a Pablo Porta y José Luis Núñez.

La guerra del Real Madrid y el Barcelona fue reavivada con suma intensidad en vísperas del partido que los dos equipos disputaron a finales del pasado mes de noviembre en el Bernabéu y cuyos incidentes finales motivaron su clausura por un encuentro. El presidente del Barcelona, en vísperas del encuentro, realizó unas declaraciones explosivas contra la entidad madridista y algunos de sus jugadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de enero de 1983

Más información

  • De Carlos lleva tres años en lucha dialéctica con el presidente azulgrana