Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barcelona, preocupado con el estado físico de Schuster

La directiva del Barcelona, a pesar del triunfo frente a Osasuna, está seriamente preocupada por la situación física del jugador alemán Bernd Schuster, que sigue sin recuperarse de su lesión en la rodilla derecha, producida en la pasada temporada, al recibir una fuerte entrada del defensa del Athlétic de Bilbao, Antonio Goicoetxea.El presidente barcelonista, José Luis Núñez, ha planteado el tema al entrenador Udo Lattek y a los servicios médicos del club. y todos coinciden en que Schuster no está en condiciones de jugar. Es posible que esta semana se tome una decisión y no se descarta una nueva intervención quirúrgica del jugador o bien requerir la opinión de algún especialista extranjero.

"Hay una insatisfacción general por el rendimiento de Schuster", comentaba a este periódico una persona próxima a Núñez, "pero no se ha tomado ninguna decisión al respecto. Lo único cierto es que el jugador no mejora y algo habrá que hacer. El pasado domingo quedó en evidencia que ya no es el jugador de antes, pues ha perdido velocidad, fondo físico y fuerza". Schuster, que ayer no intervino en el entrenamiento por tener molestias en su rodilla derecha, pasó una revisión médica, hace unos días, como todos los componentes de la plantilla.

Oficialmente, su condición física general "es buena", según los servicios médicos del Barcelona, que no se pronunciaron sobre el estado de su rodilla, aunque es pública la preocupación de los doctores Carles Bestit y Rafael González Adrio.

El tema es tan delicado que todas las partes implicadas guardan absoluto silencio. Hay una tésis, compartida, al parecer, por el doctor González Adrio, que culpa al jugador por no haber hecho el tratamiento de recuperación que se le ordenó, aunque otras fuentes consultadas aseguran que el problema de Schuster no se soluciona con simples ejercicios de recuperación.

Schuster sufrió una rotura del ligamento cruzado interno de la rodilla derecha el 13 de diciembre de 1981 en San Mamés. Inicialmente, tenía que ser operado por el traumatólogo del Barcelona, González Adrio, pero, presionado por su esposa Gaby, Schuster se puso en manos del doctor alemán Schrineider, que le operó en su clínica de Colonia.

El jugador alemán no respetó el tratamiento de recuperación que le impuso Schnneider y regresó a Barcelona en pésimas condiciones, por lo que González Adrio le sometió a una nueva intervención quirúrgica para estirar su rodilla, que había, quedado atrofiada.

Schuster inició la Liga en Valencia, con la oposición del doctor González Adrio, que efectuó una fuertes declaraciones. Las actuaciones de Schuster, desde entonces, han sido grises, salpicadas de momentos brillantes, como el partido que jugó en Belgrado frente al Estrella Roja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de enero de 1983