Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El partido de Ordóñez se integrara en el PSOE en enero

El Partido de Acción Democrática (PAD), que fundara el ex ministro de Hacienda y de Justicia Francisco Fernández Ordóñez con otros diecisiete parlamentarios centristas, va a disolverse, para integrarse formalmente en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) el próximo mes de enero. La decisión está ya tomada por las directivas de ambos partidos, y Fernández Ordóñez tiene incluso perfiladas las líneas maestras del del discurso que pronunciará en el congreso extraordinario de la autoliquidación.

La mayor parte de los dirigentes del PAD concurrieron a las pasadas elecciones como independientes en las listas del PSOE, y salieron elegidos siete diputados y tres senadores. Asimismo, el PAD cuenta con uno de sus miembros en el Gobierno, Javier Moscoso, en Presidencia.El líder del PAD, Francisco Fernández Ordóñez, ha sido nombrado presidente de la comisión de Hacienda, Economía y Comercio del Congreso de los Diputados. En una de sus conversaciones con Felipe González, posterior a las elecciones, éste le comunicó su decisión de formar el equipo ministerial con caras nuevas. Estas palabras del presidente desvanecieron la posibilidad de que Fernández Ordóñez ocupara la cartera de Asuntos Exteriores.

El congreso extraordinario de enero, -cuya fecha exacta se decidirá, probablemente, el próximo domingo, en una reunión de los secretarios provinciales del PAD-, pondrá punto final al partido socialdemócrata que creó Ordóñez, el pasado mes de marzo. El PAID cuenta en estos momentos con algo menos de 3.000 militantes, de los cuales 1.200 poseen titulación universitaria. La mayor parte de ellos, pasará a engrosar la militancia del PSOE.

Un final digno

La tesis que Francisco Fernández Ordóñez va a defender, sin duda, en el discurso de clausura de lo que será el segundo y último congreso del PAD, es la misma que se viene argumentando a los militantes para mentalizarse del trasvase: el carácter marcadamente socialdemócrata del PSOE y su arrolladora victoria electoral demuestran que en nuestro país no existe espacio político para el pequeño y descapitalizado PAD.No todo han sido mieles en las negociaciones PSOE-PAD. Estas comenzaron poco después de su congreso constituyente, en un domicilio particular de Madrid, entre Felipe González y Fernández Ordóñez. Después, se agregarían a las conversaciones, que se prolongaron por espacio de varios meses, Javier Moscoso, Luis González Seara y Javier Martínez Reverte. Mientras se pactaban las condiciones del acuerdo, el partido estaba dividido en dos posturas: los partidarios del acercamiento al PSOE -la gran mayoría- y los favorables a un entendimiento con Suárez.

Esta misma división se reflejaba en la ejecutiva del partido. Luis Berenguer, María Dolores Pelayo, Carmen Solano, Luis González Seara y Carmela García Moreno parecían apostar por el duque de Suárez. Carmen Pinedo y Javier Moscoso, por el contrario, nunca dudaron de que su futuro político debía pasar por aliarse con el PSOE, tesis compartida por Martínez Reverte.

Fernández Ordóñez, entre las dos posturas, no se decidió por esta última solución hasta finales de julio: el acuerdo se firmó, verbalmente, en el domicilio del entonces jefe de la oposición, Felipe González. Asistían, por parte del PAD, Fernández Ordóñez y Javier Moscoso. Por parte del PSOE, Alfonso Guerra y, naturalmente, Felipe González. Atrás quedaba el nerviosismo de los parlamentarios que abandonaron UCD por saber si iban a situarse en las candidaturas del PSOE en puestos seguros.

La mayoría de ellos lo habían conseguido, aunque algunos, como González Seara, en parte por sus simpatías hacia Suárez, en parte por no estar de acuerdo con el baile de provincias a que fueron sometidos los candidatos del PAD, optaron finalmente por renunciar a concurrir a las elecciones. La última oferta que recibió parece ser que fue un escaño del Senado por Galicia.

Atrás quedaba también una cena, celebrada poco antes en un restaurante de Madrid, en la que Felipe González prometió a Ordóñez y a nueve de sus diputados que todos serían incluidos en las listas, y que, además, tendrían grupo parlamentario propio. Días después, en una reunión del Comité Federal del PSOE, diez miembros del PAD fueron colocados en las listas electorales socialistas, tras no poca discusión, que acabó desplazando a Moscoso de Navarra. Moscoso concurrió en el noveno puesto de la lista madrileña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de diciembre de 1982

Más información

  • La mayoría del PAD se muestra favorable a la disolución del grupo