Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:El cine en la pequeña pantalla

'Siempre hace buen tiempo', drama musical

La implantación del cine sonoro a principios de los años treinta supuso el nacimiento de un nuevo género: el musical. Tras la sorpresa inicial de ver cantar en la pantalla a los personajes que hasta hacía poco habían permanecido mudos, el género tuvo su momento de gloria durante los años treinta y cuarenta, para comenzar a declinar tras las medidas proteccionistas de las cinematografías nacionales que implantaron la mayoría de los Gobiernos europeos después de la segunda guerra mundial.El ciclo sobre el actor y director Gene Kelly, que hoy finaliza, ha permitido conocer un buen número de películas inéditas en España y constatar que, a pesar de ser una de las grandes figuras del musical, a lo largo de su carrera toca otros muchos géneros para poder desarrollarla con continuidad.

Antes que nada, Kelly es bailarín y director, y de esta importante faceta este ciclo ha ofrecido muy pocas y no muy interesantes muestras. Entre sus obras en este terreno destaca la trilogía que interpreta y codirige con el también especialista en el género Stanley Donen, integrada por Un día en Nueva York (1949), Cantando bajo la lluvia (1952) y Siempre hace buen tiempo (1955).

Debido a la decadencia del musical, Siempre hace buen tiempo se estrenó en España con retraso, y además con las canciones dobladas, práctica aberrante, realizada repetidas ocasiones, y que supone la completa destrucción del exquisito producto. Dado que, al parecer, resulta imposible ofrecer copias en el cinemascope original, hay que esperar que se emita una con las canciones en inglés y subtituladas.

Siempre hace buen tiempo se emite hoy a las 22.00 horas en la primera cadena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de septiembre de 1982