Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UCD, a punto de romperse en tres partidos

Leopoldo Calvo Sotelo presentó ayer su dimisión como presidente de UCD y propuso a Landelino Lavilla para sucederte en el cargo, en una tensa reunión del Comité Ejecutivo centrista, a la que se llegó tras el fracaso de las conversaciones mantenidas por los dirigentes citados con Adolfo Suárez. Este intento del presidente por superar el profundo desacuerdo que enfrenta a los diversos sectores del partido parece condenado al fracaso, toda vez que la propuesta es rechazada de plano por Adolfo Suárez, y todo indica, según fuentes seguras, que el partido triunfante en las elecciones de 1977 y 1979 esitá a punto de romperse al menos en tres partidos: uno populista-democristiano, propugnado por Oscar Alzaga en un extenso artículo que se publica hoy en estas páginas, coincidiendo con la inscripción en el registro del Partido Demócrata Popular; otro de corte liberal, en el que confluirán los fugados de UCD con los clubes promovidos por Garrigues, y un tercero, de centro, con Suárez como líder.

Leopoldo Calvo Sotelo presentó ayer su dimisión como presidente de Unión de Centro Democrático (UCD) al Comité Ejecutivo del partido, cuyos miembros acordaron proponer por unanimidad a Landelino Lavilla como su sustituto. Sin embargo, en una conferencia de Prensa posterior, Calvo Sotelo reconoció que esta propuesta no cuenta con el acuerdo de Adolfo Suárez, quien, a la vista de lo sucedido, está decidido a abandonar UCD en breve, según informaron fuentes solventes. Calvo Sotelo permanecerá al frente del Gobierno hasta que se celebren las elecciones, si bien es probable que comparta el cartel electoral con Landelino Lavilla en caso de ir juntos.Será el Consejo Político del partido, que se reunirá el próximo lunes, quien acepte la dimisión de Calvo Sotelo y el pase de Landelino Lavilla al frente del partido, decísiones ambas admitídas ayer por todos los miembros del Comité Ejecutivo, que volverá a reunirse el sábado. Hasta ese día, Landelino Lavilla manifestó a los informadores que reflexionará sobre la aceptación de la propuesta y las condiciones en las que ésta pueda producirse.

Aun aceptando Landelino Lavilla la presidencia de UCD, para lo que se ha tomado de plazo hasta el sábado, no se descarta que el hoy presidente del Congreso termine uniéndose a Oscar Alzaga para liderar una coalición electoral con los liberales.

Las dos reuniones mantenidas el lunes por el llamado triunvirato de UCD (Calvo Sotelo, Landelino Lavilla y Adolfo Suárez), concluyeron sin acuerdo, especialmente después de que Calvo Sotelo y Lavilla comunicasen a Suárez que "habían decidido" que la composición de la lista por Madrid a las elecciones generales tuviera como candidato número uno a Leopoldo Calvo Sotelo y como número dos a Landelino Lavilla, relegando a Suárez al tercer lugar. Esta propuesta se completaba con otra de mayor trascendencia para el reparto del poder en el partido. El compromiso que se le proponía al presidente honorario era que éste aceptara la formación de una comisión permanente formada por el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo; el presidente del Congreso, Landelino Lavilla; el presidente del Senado, Cecilio Valverde; el secretario general de UCD, Iñigo Cavero, y, finalmente, por Adolfo Suárez. Ello colmó, al parecer, la paciencia del ex presídente del Gobierno, que se veía así privado de la presidencia del partido y en minoría de cara a la composición de las listas electorales. Esto provocó la ruptura.

Al término de la reunión del Comité Ejecutivo, un suarista desmintió que la proposición de Landelino Lavilla como presidente del partido fuera aceptada por unanimidad, tal y como afirmó el presidente del Gobierno.

Pasa a las páginas 11 y 12

La Candidatura de Landelino Lavilla a la presidencia de UCD fue propuesta por Calvo Sotelo avanzada la reunión

Viene de la primera páginaCuando Suárez fue informado de la propuesta sobre la formación de la comisión permanente y su tercer puesto en la lista de Madrid el presidente honorario de UCD le dijo a Calvo Sotelo, según el testimonio de una fuente solvente: "Leopoldo, tú nunca has sido el líder de UCD, no lo eres ahora, y es muy difícil que se te reconozca como tal en el futuro". Calvo Sotelo le contestó en tono seco: "No comparto tu opinión", términos éstos que dan constancia del alejamiento y la frialdad existentes entre ambos líderes.

La reunión del lunes por la noche, comenzada en un restaurante madrileño y concluida en el domicilio particular de uno de estos tres líderes centristas, terminó asimismo en completo desacuerdo, al exigir Suárez la mayoría de tres miembros sobre un total de cinco en la comisión nacional electoral, (organismo que, en definitiva, tiene la última palabra sobre las listas electorales confeccionadas por los comités provinciales), así como la presidencia del partido. Estas peticiones "no han podido ser compartidas ni por Lavilla ni por mí mismo", afirmó ayer noche Leopoldo Calvo Sotelo en una conferencia de prensa improvisada al término de la reunión del comité ejecutivo.

Calvo Sotelo dijo que se había llegado a un acuerdo programático sobre la base del documento aprobado en la reunión del ejecutivo del pasado sábado, y añadió que, aunque se había hablado de elecciones en la última reunión del triunvirato, no se precisó la composición de la comisión electoral nacional o de la comisión permanente.

El presidente del Gobierno, que se mostraba claramente tenso y algo vacilante en la voz, durante la conferencia de prensa, negó que Suárez haya pedido, al menos en las conversaciones directas con él cambios en el Gobierno, y afirmó que, en principio, no tiene pensado realizar modificaciones en el gabinete ministerial. Fuentes suaristas manifestaron asimismo a este periódico que en ningún momento este sector intentó menoscabar la posición de Calvo Sotelo como presidente del Gobierno. También negó Calvo Sotelo que cualquier "poder fáctico" le haya presentado un ultimátum para resolver la crisis centrista, -"sólo ha habido conversaciones entre políticos de UCD"- y tampoco quiso pronosticar lo que puede suceder en el país a partir del mes de septiembre.

Respecto al desarrollo de las últimas reuniones del comité ejecutivo, ayer y los pasados viernes y sábado, Calvo Sotelo rechazó que se haya presentado a el país lo que un periodista calificó como "un espectáculo dantesco". "No ha sido una lucha por el poder", dijo el presidente, "sino un ambiente de deseo por regenerar el partido para que tenga éxito en las próximas elecciones".

Lamo: necesitamos una resolución

La sesión de ayer tuvo una duración de tres horas y media, y en el curso de la misma, cuando no parecía encontrarse una salida a la crisis, Jaime Lamo de Espinosa pidió la palabra y afirmó: "Si los tres no han logrado un acuerdo, es obligación del comité ejecutivo encontrarla, porque si vamos sin solución al consejo político, éste será el mayor espectáculo del mundo. Si el consejo político termina sin acuerdo", siguió diciendo el portavoz centrista, "será un fracaso total. ¿Nos hemos puesto de acuerdo sobre el contenido ideológico y no vamos a ponernos de acuerdo en los órganos?. No somos dueños del tiempo, y no podemos hacer un congreso extraordinario. Nos van a medir", concluyó, "por el grado de generosidad que seamos capaces de demostrar".

Jaime Lamo ha sido uno de los nombres barajados entre los posibles candidatos a ocupar la secretaría general de UCD, junto con el actual titular, Iñigo Caverol- Rodolfo Martín Villa e incluso el presidente del Senado, Cecilio Valverde. En todo caso, será el consejo político del lunes el que decida el nombre del próximo secretario general, en el supuesto de que Iñigo Cavero acuerde dimitir.

Terminada la intervención de Lamo, el presidente Calvo Sotelo presentó la dimisión, según Emilio Attard, "sin que nadie se lo hubiese pedido", y a continuación propuso el nombre de Landelino La villa como sustituto. Algunos asistentes a la reunión sacaron la impresión. que la propuesta de Lamo estaba pactada previamente con Calvo Sotelo.

La posición de Suárez

Según fuentes próximas a Adolfo Suárez, éste se ha negado en todo momento a aceptar las condiciones que le fueron impuestas, "y hacer el papel de mero comparsa en una UCD derechizada y controlada por los azules".Adolfo Suárez rechazó las propuestas de sus interlocutores por entender, añadieron las citadas fuentes, que le utilizarían durante un cierto tiempo en UCD, y después se vería obligado igualmente a marcharse. De aceptar tal ritmo en la operación, "Suárez se quedaría prácticamente sin tiempo para preparar su propia oferta electoral".

En un comunicado que se repartió a la Prensa tras la reunión de ayer del comité ejecutivo, antes de que Calvo Sotelo decidiese presentarse ante los informadores, se lanzaba un duro ataque al ex presidente del Gobierno: "El principal obstáculo (para el acuerdo) ha sido la actitud del señor Suárez, quien exigiría, para volver a una posición activa en UCD la presidencia en el partido con plenos poderes. Esa condición no ha podido ser aceptada por sus dos interlocutores". El tono nada conciliador de la nota confirma que los puentes entre ambas partes se encuentran cerrados, y que Adolfo Suárez ha bría dado a conocer ya al presidente del Gobierno su decisión de abandonar en los próximos días la UCI).Queda por saber cuál será la fecha elegida por los suaristas para dejar el partido, en el caso de que decidan finalmente dar este paso. De cualquier forma, la reunión el lunes del consejo político se prevé tormentosa. En el cuartel general centrista de la calle Arlabán se hacen recuentos de las fuerzas que, dentro del consejo político, apoyarán a una u otra familia dentro del partido. En estos medios se afirma que Suárez cuenta con "probablemente menos" de cincuenta seguidores dentro de este organismo, en el que no parece haber ninguna tendencia dominante. Sorprendentemente al término de la reunión de ayer no todos los miembros del comité ejecutivo tradicionalmente vinculados al suarismo se mostraban partidarios de abandonar el partido. Mientras Rodríguez Sahagún, en este momento el suarista más confeso, decía "nos vamos", Fernando Abril valora positivamente el gesto de Calvo Sotelo de presentar la dimisión al que calificaba de "generoso".

Casi a la misma hora Antonio Fontán, que hoy abandonará la clínica donde se repone de una dolencia cardiaca, manifestaba a Europa Press que si UCD cambiaba de signo los liberales estarían encantados de encontrarse fuera del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 1982

Más información