El FLNC se atribuye los 45 atentados perpetrados en París y en Córcega

En una conferencia de Prensa clandestina, celebrada en la madrugada de ayer en el garaje del Palacio de Justicia de Marsella, cuatro miembros del Frente Nacional de Liberación de Córcega (FLNC), enmascarados, reivindicaron los 45 atentados cometidos en París y en Córcega los últimos días, así como la muerte de un legionario. Al mismo tiempo anunciaron una nueva tregua. Las fuerzas políticas galas estiman que la isla ha entrado en "un engranaje infernal", mientras que el Gobierno intenta evitar la represión.Las dudas que persistían en algunos sectores sobre la autoría de los atentados de los últimos días han desaparecido. El FLNC los asume todos ellos, empezando por el que costó la vida a un legionario, aunque en la conferencia de Prensa de la madrugada de ayer su portavoz afirmó que el comando pretendía únicamente destruir las instalaciones del campo militar, pero que los centinelas resistieron. Ayer mismo, fuentes militares aseguraron que en el citado campo, habilitado como lugar de reposo, no había centinelas, sino sólo dos legionarios, desarmados, que miraban la televisión.

En la conferencia de Prensa, el FLNC invitó al poder central a "reconocer oficialmente, de manera inmediata, los derechos nacionales del pueblo corso". Como índice de buena voluntad, también pide al Gobierno que reconozca su movimiento separatista, y, sobre todo, anunció una nueva tregua.

Por esto último, en París se quiere creer que la reprobación unánime de su acción "le ha hecho comprender al FLNC que la única solución de los problemas de la isla es política y no violenta".

El Gobierno persiste en el mantenimiento del diálogo y en el desarrollo del estatuto particular, que concede a la isla poderes administrativos y culturales. El primer ministro, Pierre Mauroy, afirmó ayer que nada modificará los planes establecidos por la descentralización y que frente al FLNC "no se practicará ni la debilidad ni la represión, sino la firmeza". La mayoría de las fuerzas de la oposición, que se opone al estatuto particular, estima que se ha entrado en el ciclo violencia-represión. Algunos de estos sectores afirman que detrás del FLNC está Moscú, pero no ofrecen pruebas, y sus manifestaciones sobre Córcega muestran su desconocimiento. Cada día, la situación en la isla se parece más al problema vasco español.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS