Torneo Europa-América de tenis

Magnífico espectáculo, con triunfos de Lendl y Mayer

El checo Iván Lendl y el norteamericano Gene Mayer vencieron ayer en los dos primeros encuentros de la confrontación entre Europa y América, que se disputa en el Palacio de Deportes de Barcelona. Lendl se impuso al estadounidense Vitas Gerulaitis por 6-4, 5-7 y 10-8, en un encuentro realmente apasionante y que puso en pie a los 4.000 espectadores que acudieron al recinto. Mayer venció sin demasiados problemas al italiano Adriano Panatta, por 6-4 y 6-3.

Antes que nada decir que la organización tan sólo permite abonos, es decir, que todo el mundo está "obligado" a presenciar las tres jornadas. El más barato cuesta 6.000 pesetas, y el más caro, 13.000.El juego que, a partir de las cinco de la tarde, desarrollaron Lendl y Mayer vino a confirmar el acierto que supone organizar este tipo de confrontaciones. Fue una auténtica delicia ver a ambos jugadores en la cancha. Una cancha suprème court que es exactamente igual que la que se monta en el Madison Square Garden. En el primer set, ambos jugadores se mostraron conservadores, quizá porque, al venir tan cargados de partidos, no quisieron esforzarse y lo utilizaron como tanteo. No hay que olvidar que el checo viene de Milán, nada menos que de vencer al número uno mundial, McEnroe, y Gerulaltis se adjudicó el torneo de Johannesburgo. Ninguno de los dos quería defraudar. Lo consiguieron totalmente, porque además llegaron, a picarse y en ningún momento arrojaron la toalla. El primer set se lo adjudicó el jugador checo, más preciso y también más conservador, pero es justo resaltar que dió golpes verdaderamente prodigiosos.

Gerulaltis hizo un estudio estratégico que se dejó ver en el segundo set, en el que venció con toda justicia, pese a que Lendl llegó a tener un 4-1 a favor e incluso después un 5-3, que le ponían en condiciones verdaderamente favorables para adjudicarse el partido. Con todo en contra, el norteamericano se decidió a subir a la red y sus voleas fueron una auténtica delicia, al mismo tiempo que le proporcionaban la victoria en esta segunda manga.

El juego del norteamericano llegó a desequilibrar al checo, y en el tercer set, Gerulaltis vencía por 2-0, y después, 4-2. Todo hacía pensar que este magno acontecimiento que se disputa en la Ciudad Condal quedaría en cierto modo eclipsado, ya que todas la esperanzas de que el equipo europeo pueda hacer algo están depositadas en Lendl . Este logró centrarse y se recuperó hasta conseguir una igualada a cinco juegos. Con este resultado volvió a arriesgar el norteamericano, con lo que la emoción y la incertidumbre dejaron en absoluto silencio a los espectadores que, pese a lo irregular e intempestivo de la hora en día laborable, acudieron al Palacio de Deportes.

Gerulaitis se adelantó con 6-5; después hubo empate a 6, a 7 y a 8. Las iniciativas se fueron alternando y, finalmente, al tercer match-ball, se adjudicó el triunfo final. La ovación para ambos fue de gala y además, merecida, porque a ratos brindaron tenis de excepción.

Las "dejadas" de Mayer y el valiente y bonito juego de Panatta acabaron por convencer a todo el mundo que acudió al Palacio de que, evidentemente, merecía la pena quedarse sin cenar, porque aquello era un verdadero espectáculo. Quizá el italiano se apuntase los tantos más bonitos del encuentro, y esto da una idea de lo que fue el partido.

Victoria de McEnroe

El norteamericano John McEnroe, número uno del mundo, y el francés Yannick Noah, disputaron un magnífico partido por la noche. Resultó el mejor del día y el triunfo fue para el estadounidense por 6-2, 6-7 y 6-2. Constituyó una magnífica exhibición de ambos tenistas, que en varias ocasiones levantaron al público de sus asientos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS