Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis en Unión de Centro Democrático

Rodríguez Sahagún se resiste a dimitir, en un intento de forzar todavía una negociación global

Cuando falta sólo un día para que el comité ejecutivo centrista celebre su importante reunión, ambas partes, leopoldistas y suaristas, tienen perfiladas ya sus respectivas estrategias, celosamente guardadas a los informadores por las contadísimas personas que las conocen. Desde el despacho de Antonio Maura (sede del bufete del ex presidente del Gobierno) se insiste una y otra vez que el actual presidente del partido, Agustín Rodríguez Sahagún, no va a dimitir bajo presiones de fuerza.

«Tan sólo si se logran soluciones globales para resolver la crisis del partido, Rodríguez Sahagún demostraría entonces su generosidad», se afirmó a EL PAIS en fuentes suaristas.

El presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, por su parte, mantuvo ayer una larga entrevista con los miembros del llamado Sanedrín -comité para la crisis-, integrado por seis ministros, y parece ser que se mantienen firmes en su decisión de solicitar mañana, ante la ejecutiva, la sustitución de Rodríguez Sahagún por Calvo Sotelo, así como la convocatoria formal del consejo político para concederle legalidad estatutaria a dicha sustitución.

Mientras tanto, ayer continuaron las visitas al bufete de Adolfo Suárez de algunos centristas que fueron nombrados ministros por él en su etapa de presidente del Gobierno, y que van a votar ahora la propuesta de Calvo Sotelo. En las últimas horas han desfilado por su despacho el ministro de Trabajo, Sanidad y Seguridad Social, Jesús Sancho Rof, y el titular de Aaricultura, Jaime Lamo de Espínosa, entre otros políticos. También le visitaron miembros del comité ejecutivo que le son próximos, y que asimismo van a apoyar al presidente del Gobierno, tales como Lorenzo Olarte, Juan Manuel Reol Tejada y el ex ministro de Trabajo Félix Manuel Pérez Miyares.

Este último, que aparecía en el apartado de dudosos en cuanto a intenciones de voto para la reunión de mañana, declaró a la agencia Efe que es partidario de que Calvo Sotelo asuma la presidencia del partido, con lo que el número de partidarios del presidente.del Gobierno se eleva ya a veintiséis. Pérez del¡yares añadió que «no se trata de descalificar a las personas, pero esta etapa no tiene sitio para dos presidencias».

Attard desencadenó el debate

Una frase similar, pronunciada por el presidente de la Comisión Constitucional y diputado por Valencia, Emilio Attard, firmante de la plataforma moderada, en la última reunión del comité ejecutivo. fue el desencadenante de la crisis centrista, en principio aplazada por todos hasta que hubieran terminado los debates parlamentarios sobre la ley de Presupuestos Generales del Estado. En aquella ocasión, llegado el turno de ruegos y, preguntas, Emilio Attard sorprendió a más de uno cuando afirmó: «Creo que es hora de terminar con la bicefalia en UCD», y propuso a Calvo Sotelo para sustituir a Rodríguez Sahagún. Ante la acalorada discusión que se produjo a partir de ese momento, Pérez-Llorca, Martín Villa y Pío Cabanillas se ausentaron para avisar telefónicamente a Leopoldo Calvo Sotelo sobre lo que estaba pasando. Quince minutos después se presentó el presidente del Gobierno, solicitando una tregua pacífica mientras se.debatieran los Presupuestos.

Este acuerdo fue transmitido a los periodistas por Rodríguez Saliaaún en la conferencia de Prensa que se celebra habitualmente tras las reuniones del comité ejecutivo.

Como se recordará, al día siguiente se produjo la salida de UCD de los quince parlamentarios socialdemócratas de Fernández Ordóñez, Y ello provocó la primera reunión en la Moncloa del Sanedrín, con el consiguiente anuncio de un portavoz gubernamental de que Calvo Sotelo iba a asumir la presidencia de UCD, sin liaberlo comunicado previamente a Rodríguez Sahagún.

El presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, se reunió ayer, por espacio de hora y media, en su residencia del palacio de la Moncloa, con el grupo de senadores centristas, a quienes había invitado a un vino de honor. Además del presidente del Gobierno y de los senadores, estuvieron presentes la casi totalidad de los ministros del Gabinete, así como el presidente y el secretario general del partido, Agustín Rodríguez Sahagún y Rafael Calvo Ortega, respectivamente.

A esta recepción no acudieron los senadores del grupo socialdemócrata que recientemente han abandonado las filas centristas. Finalizada la reunión, el presidente de UCD manifestó a Efe que en el vino español que ofreció Calvo Sotelo la pasada semana a los diputados no pudo estar presente por hallarse reunido con el ex ministro de Justicia, Francisco Fernández Ordóñez. A la pregunta del estado actual de la crisis centrista, Rodríguez Saha un no quiso hacer declaraciones, subrayando que «hay que respetar el momento de pausa en que nos encontramos».

La Presidencia del Gobierno dio orden estricta a la guardia de la puerta del palacio de la Moncloa para que impidieran el paso a todos los informadores, salvo a los gráficos. Al poco rato de iniciarse la recepción, Calvo Sotelo, con el gesto típico de juntar los dedos al modo, del baile de los pajaritos, indicaba a funcionarios de la Secretaría de Estado para la Información que los fotógrafos debían abandonar el recinto, Mientras los informadores gráficos permanecieron en el lugar de la recepción, tanto el presidente del Gobierno como el del partido pusieron especial cuidado en que no se les fotografiara juntos.

Por otra parte, y en relación con el telegrama rernitido por el alcalde centrista de la capital de la isla de Fuerteventura a Agustín Rodríguez Sahagún, cuyo texto solicitaba su dimisión mediante unos versos de Salvador Espriú, cabe señalar que el comité ejecutivo local de UCD reprobó ayer públicamente el gesto del alcalde. El comité local de la capital majorera puntualiza que «este comité no comparte ni acepta el espíritu y la letra del telegrama, ya que atenta contra la legalidad emanada del congreso de Palma de Mallorca, y demuestra sólo la actitud de presión que ejercen sobre los poderes lealmente constituidos desde la base aquellos que no supieron aceptar el mandato mayoritario y que democráticamente debemos aceptar».

En relación con el incidente ocurrido en el Senado hace dos días, el consejo de dirección del grupo centrista de parlamentarios áe la Cámara alta ha decidido reunirse hoy para examinar la propuesta que hicieron veinticinco senadores para que fuese reprobada la conducta del presidente, Rodríguez Sahagún, en relación con la crisis interna del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de noviembre de 1981

Más información

  • Intento frustrado de Adolfo Suárez de atraerse a los miembros del Comité Ejecutivo que se mantenían dudosos