_
_
_
_
Baloncesto

El Joventut también derrotó al Estudiantes en el Magariños

La sabiduría de Escorial y la eficacia de McKoy no fueron suficientes para que el Estudiantes se apuntara su primera victoria de la Liga, algo que cada vez se ve más difícil y lejano. Su rival, el Joventut, sin hacer nada especial y sin que su juego convenciera demasiado se impuso claramente.Una cosa es evidente, y es que el Estudiantes de esta temporada tiene que hacer valer el binomio Escorial-McKoy, el primero, para dirigir y llevar el equipo, y el segundo, para fajarse bajo los aros y sumar puntos. Ayer, el base, que dejó constancia de su clase e inteligencia, le alimentó de muchos balones y consiguió que, al llegar al descanso, el conjunto colegial llevase la iniciativa en el marcador, cosa que antes de empezar el partido parecía increíble; pero en el MagarIños, todo es posible. Indudablemente hay que decir que el Ramiro imprime carácter, porque lo cierto es que nadie podía sospechar que este equipo pudiera, no poner en apuros, pero sí dar guerra a un Joventut que no gozó en esta ocasión de una dirección acertada y que tampoco obtuvo en sus hombres el rendimiento esperado. No hay que olvidar que los verdinegros venían con tres hombres que tenían muchos partidos jugados en esta cancha, y Comas, el técnico barcelonés, no supo, o no pudo, aprovechar esta baza. Por otro lado, Querejeta también estuvo mucho tiempo en el banquillo. Ocurre que todos estos fallos, incluido el hecho de no tener un sistema pensado para que Sagi-Vela no quede eclipsado por su marcaje, pueden llevar, como así ocurrió, a perder en Manresa, pero no ante un Estudiantes, que en cuanto se le defiende un poco bien -ahí estuvo la clave del triunfo del Joventut en el segundo tiempo- hace tan sólo 36 puntos en los últimos veinte minutos de partido.

El Joventut se decidió por fin no sólo a defender bien, como ya está dicho, sino a colocarse en posición zonal, defensa esta que desde siempre se les atragantó a los del Ramiro. Prueba de que pese a todo no supieron estar a la altura de las circunstancias es que , después de tomar la iniciativa en el marcador, nada más empezar el segundo tiempo, y llegar a tener en el minuto treinta una ventaja de 60-70, a falta de cinco minutos, el marcador señalaba un amenazante 72-75. De haber sido «otro Estudiantes» los de Badalona se hubieran vuelto con una derrota.

Otros resultados

Valladolid, 97; Barcelona, 104. Canarias, 119; Zaragoza, 110.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_