Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid ofreció espectáculo en su primer partido

Interesante, bonito y de bastante calidad fue el encuentro que inauguró el Trofeo de La Línea, y en el que el Madrid obtuvo un justo y merecido triunfo, ante un equipo que gustó mucho porque brindó un gran fútbol. No es fácil ver un encuentro con goles y calidad, pero mucho menos en estas fechas del calendario. Tampoco hubiera sido injusto un marcador favorable a los yugoslavos.

El Real Madrid corrió mucho para ser el primer partido serio que juega en la pretemporada. Además de correr, puso interés y, a veces, arrancó fuertes ovaciones porque, efectivamente, ligó jugadas de gran mérito. En los primeros minutos su dominio territorial fue enorme. Salió como con prisas por resolver. Sin embargo, pese al dominio, no se hacía con el verdadero mando del campo. Poco a poco fue cediendo y después la mayoría de las veces sus ataques resultaron deslabazados.El Partizán hizo un gran fútbol. Muy sereno y fuerte en la defensa -lo que en cierto modo enaltece los tres goles madridistas-, apoyó todo su juego del centro del campo en Kalikanin, verdadero motor del equipo. Esto propició desde el primer momento bonitos y peligrosisimos contraataques, producto de los cuales fue el primer gol. A medida que avanzó el encuentro, los jugadores yugoslavos cogieron más seguridad y esjusto decir que, sobre todo en la segunda mitad, goles al margen, jugaron más al fútbol que los blancos.

Bien Miguel Angel en la puerta. La defensa fue, sin duda, lo más flojo del conjunto de Boskov, quizá porque casi es una línea nueva en relación con la de la temporada pasada; lo cierto es que hizo muchos agujeros. Fue el trío que jugó enel centro del campo el que ayer dio el triunfo al Madrid y permitió que éste, al menos, tuviera el balón mucho tiempo en los pies. Stiellke arrancando desde atrás, con la fuer za de siempre, jugó un gran partido; Del Bosque fue un gran cerebro con magnífica visión de juego y exquisito toque de balón; Camacho fue el gran sacrificado a lo largo y ancho del campo y cumplió a la perfección, pese a que también sacrificó su puesto, ya que jugar en el centro del campo no es habitual en él. Pineda, Santillana e Isidro, también lo hicieron bien. El más flojo, sin duda, fue Juanito, que sólo lleva unos días entrenándose.

En resumen, hay que insistir en que se vio un precioso encuentro en el que, además, se prodigaron claras ocasiones de golcon muchos disparos a puerta por ambas partes, hecho al que se está poco acostumbrado. Quizá en este aspecto haya que destacar dos soberbios cabezazos de Santillana, uno que se estrelló en el larguero y otro que salvó in extremis el guardameta yugoslavo, y un magistral y fortísimo tiro desde lejos de Camacho, que lamió el poste. De ahí que haya que resaltar la justicia del triunfo blanco, por un lado, y el mérito del mismo, por otro, ya que tuvo enfrente a un conjunto que sorprendió a propios y extraños y que realizó un fútbol de primera calidad, moderno, medido y muy calculado.

Muchos aplausos para el Spórting de Gijón

Hubo gran contento en las gradas porque sabían que el triunfo madridista aseguraba su presencia en la final y todo hace pensar que esta noche ocurra lo mismo con el Spórting de Gijón, que ya ayer fue muy aplaudido al presentarse en el campo, entre otras cosas porque no hay que olvidar que Mesa salió de La Línea como jugador. Y ahora mismo se podría firmar que el Leeds United ofreciera el mismo espectáculo que el Partizán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de agosto de 1981

Más información

  • La línea de centrocampistas se lució ante un buen Partizán