La empresa editora de EL PAIS obtuvo 384 millones de pesetas de beneficios en 1980

La junta general de accionistas de Promotora de Informaciones, SA (PRISA), editora del diario EL PAIS, aprobó ayer, en su reunión ordinaria y extraordinaria, el balance de gestión y cuenta de resultados del ejercicio de 1980, así como el reparto de un dividendo del 17%. El consejero delegado, Jesús Polanco, manifestó en su informe ante la junta que «la difusión media actual de EL PAIS no ha sido jamás alcanzada en España por ningún periódico», y que «no existe el menor problema financiero para afrontar la inversión de 1.183 millones».

La junta se celebró con asistencia de 404 accionistas presentes y representados, de los 1.108 que componen la totalidad del accionariado, lo que ha supuesto una participación de 28.474 votos, es decir, más del 50% del total.El presidente del Consejo de Administración de PRISA, José Ortega Spottorno, en un breve discurso, señaló los éxitos obtenidos por el diario EL PAIS durante el pasado ejercicio, y dijo que «se han batido todos los récords en venta, difusión y audiencia». Ortega Spottorno describió a continuación las características del perfil del lector del periódico, resultado de un estudio realizado por Sofemasa. El lector medio de EL PAIS, según esta investigación, es varón, menor de 34 años, con alto nivel de ingresos, superior a la media española, y el 50% tiene estudios técnicos medios o superiores. La difusión media por ejemplar ha resultado ser de 3,4, y el periódico ha sido definido por sus lectores, entrevistados personalmente, como «moderno, avanzado, progresista, polémico, vivo, creador de opinión y de nivel europeo».

El consejero delegado, Jesús Polanco, intervino después para informar sobre la marcha del ejercicio, así como sobre los planes futuros de la empresa. Explicó cómo se han realizado las inversiones anunciadas en la anterior junta general para poder superar el tope máximo de 64 páginas a 50.000 ejemplares por hora, impuesto por las características técnicas del taller. Con el fin de poder producir 96 páginas a 100.000 ejemplares por hora se ha realizado la expansión industrial y tecnológica que incluye un nuevo edificio obligado por la tercera rotativa y un sistema de preimpresión totalmente computarizado.

La inversión realizada ha sido, según Jesús Polanco, de 1.183 millones de pesetas, de los cuales ya se habían pagado en mayo 695 millones. «No existe el menor problema financiero», dijo, «para afrontar esta inversión». Se han construido 8.330 metros cuadrados nuevos y el espacio dedicado a redacción ha pasado de 700 a 2.000 metros cuadrados».

El consejero delegado felicitó por su labor en este campo al subdirector gerente de PRISA, José María Aranaz, y al director técnico, Joaquín Rodríguez, así como a la empresa constructora JOTSA y al equipo técnico del arquitecto Fernando Florez.

«Contra lo que ha ocurrido en periódicos de otros países, el nivel de entendimiento entre el Consejo de Administración y el personal de la empresa para acometer la renovación tecnológica ha sido total», resaltó Jesús Polanco en su intervención.

Al referirse el consejero delegado a la evolución de las cifras de difusión, dijo que «EL PAIS se había convertido en el primer periódico de España en 1980», y que, «sus cifras medias de difusión controlada nunca habían sido alcanzadas en nuestro país por ningún periódico». La media durante el pasado mes de mayo fue de 273.000 ejemplares diarios y de 413.000 ejemplares dominicales.

Jesús Polanco felicitó como autores directos del éxito empresarial y periodístico a Javier Baviano, gerente de PRISA, y a Juan Luis Cebrián, director de EL PAIS, y explicó la procedencia de la subvención recibida del Gobierno de 121 millones de pesetas "aprobada por el Parlamento dentro de los Presupuestos Generales del Estado, y a la que tienen derecho todos los que acometan la innovación tecnológica" y la correspondiente al consumo de papel nacional.

Jesús Polanco informó sobre la cuenta de pérdidas y ganancias, en la que destacó un beneficio de 384 millones de pesetas, y resaltó que la auditoría realizada por Arthur Andersen ha sido «completamente limpia», máximo grado de solvencia según la jerga de los propios auditores

El consejero delegado de PRISA se mostró preocupado por el futuro del sector Prensa, debido a los precios del papel, «cuya evolución alcista acabará dañando el consumo de periódicos». (En los dos últimos años el coste del papel nacional ha subido más del 40%.) Se refirió también a «una campaña de Prensa desatada contra EL PAIS», con motivo del suplemento «Un Nuevo Mundo», publicado por quince periódicos, entre los que se encuentran Le Monde, La Stampa, EL PAIS, etcétera, y explicó con detalle las características del tema.

En el terreno de los proyectos que la sociedad piensa desarrollar en el futuro, Jesús Polanco anunció que el periódico se editará también los lunes a partir de septiembre próximo, se está revisando la concepción del periódico del domingo para incluirle nuevos suplementos y se encuentra en estudio una edición semanal para América Latina. La empresa proyecta también una posible edición en Barcelona, «para la que hay», dijo, «datos muy alentadores», una línea de productos editoriales, como libros, anuarios, etcétera, y la próxima entrada en el campo de la radio, con la solicitud de tres emisoras de frecuencia modulada. «Cuando la legislación lo permita», acabó diciendo Jesús Polanco, «solicitaremos una cadena de televisión».

La memoria, resultados y reparto de dividendos fueron aprobados por la totalidad de los asistentes, con la abstención de Darío Valcárcel, miembro del Consejo de Administración.

En el capítulo de ruegos y preguntas intervino Alejandro Royo Villanova para pedir la desaparición de la junta de fundadores, a la que calificó de obsoleta, anacrónica y anticonstitucional. A continuación habló el profesor José Vidal Beneyto, para referirse a la denuncia realizada por el New York Times contra el suplemento «Un Sólo Mundo», y dirigida claramente contra el diario Le Monde, dentro de una lucha de estrategias mundiales sobre el nuevo orden internacional.

Daniel Gavela, accionista y miembro del comité de redacción, pidió la posibilidad de que los trabajadores de EL PAIS pudieran participar en el capital, y señaló que el estatuto de la redacción, aprobado por la junta el pasado año, «no es un dato aislado del éxito empresarial, sino un valor más a añadir en la cuenta de resultados». Daniel Gavela acabó su intervención diciendo que «lucharemos contra los que desde dentro o desde fuera intenten apartar a este periódico de los principios fundacionales que lo inspiran».

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de junio de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50