Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unión Sindical Obrera puede aceptar la integración en UGT

Unión Sindical Obrera (USO) registra estos días en su seno un serio movimiento tendente a la integración orgánica en Unión General de Trabajadores (UGT). Según versiones recogidas por EL PAIS en medios sindicales, el propio secretario general de USO, Manuel Zaguirre, habría manifestado la posibilidad de esta salida a la grave situación económica por la que atraviesa el sindicato en una reciente reunión de su consejo confederal.

El mismo Zaguirre desmintió esta situación a este periódico, llegando a asegurar que el sindicato no había estado jamás «tan cohesionado orgánica y estratégicamente como lo está ahora». En otros medios, el mismo Zaguirre habría asegurado, reconociendo la grave situación de su sindicato, que, no obstante, «yo enterraré a mis muertos».La situación por la que atraviesa USO, determinada por un fuerte endeudamiento económico avalado por UCD -partido que había fijado en las siglas USO sus veleidades sindicales se ha visto agravada en los últimos meses como consecuencia de un decidido retraimiento de la ayuda económica proveniente de la internacional cristiana (FMT) o Federación Mundial de Trabajadores, cuyos esfuerzos económicos se han orientado de manera casi exclusiva al sindicalismo independiente polaco de Walesa.

En este concepto, medios de USO afines a la corriente partidaria de su integración en UGT aseguran que los funcionarios de la organización llevan sin cobrar cuatro meses. Los mismos medios señalan que la preocupación del aparato no se centra tanto en la forma de amortizar la deuda contraída con los bancos y cajas de ahorro, entidades que no parecen dispuestas a ejecutar sus deudas siguiendo la práctica ya adoptada por otras formaciones políticas y sindicales, sino en la manera de pagar determinados servicios electorales contratados con personas en concreto y al margen de cualquier tipo de convicción sindical o política.

Pasa a página 45

Historia de una desintegración

El movimiento de integración de USO en UGT, detectado en Alicante, Murcia, Santander y Cáceres

Unión Sindical Obrera (USO) nació en 1960, como resultado de un proceso de unión de: representantes obreros no partidarios del sindicalismo vertical oficial ni de las organizaciones obreras históricas. Una gran parte de sus militantes procedía de los movimientos apostólicos. Su carta constitucional fue aprobada, en 1965.USO participó activamente en todas las plataformas de oposición y movimientos huelguísticos de los últimos años del franquismo. Utilizó, al igual que CC OO, la infiltración en el sindicato vertical para luchar desde su interior contra el sistema de relaciones laborales de la dictadura.Y lo hace desde una perspectiva de sindicato de clase, autónomo y democrático, que propugna la instauración de una sociedad democrática socialista y autogestionaría. Marca las diferencias con UGT y CC OO, declarando la incompatibilidad de cargos políticos y sindicales.

Tras la muerte de Franco, USO celebra, en Barcelona, en octubre de 1976, la primera asamblea general de delegados de secciones sindicales de empresa, y en abril de 1977 su primer congreso, en Madrid. Meses después, sin embargo, un importante sector de USO, encabezado por su secretario general, José María Zufiaur, inicia contactos con UGT para su integración en esta central histórica.

Esta situación de enfrentamiento con UGT, pese a las continúas proclamaciones de independencia de USO, conduce a un acercamiento del colectivo que sigue a Zaguirre, nombrado nuevo secretario general, a las posturas y estrategias de CC OO. Los escasos resultados de las primeras elecciones sindicales y la revitalización del sindicalismo socialista en torno a UGT les deja con poco espacio sindical propio. Las tentaciones de UCD, partido del Gobierno, de frenar al PSOE y UGT mediante apoyos a USO acrecienta aún más las tensiones internas en este sindicato, tensiones que provocan en abril de 1980 una nueva escisión en USO, con el paso de un importante colectivo a CC OO.

Manuel Zaguirre, en un último esfuerzo de cara a las elecciones sindicales, logra que el congreso extraordinario de USO de finales de septiembre de 1980 amplíe la definición sindical de esta central con el término independiente. En base a ello acepta la integración de algunos sindicatos denominados independientes, de clara ascendencia verticalista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de marzo de 1981

Más información