Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Clavero presentó Unidad Andaluza, un partido "autonomista, interclasista y no marxista"

Tras varios meses de «deshojar la margarita», Manuel Clavero, ex ministro de Regiones y de Cultura, se decidió a presentar en un hotel sevillano su nueva formación política, que definió como un partido «de Andalucía y para Andalucía», a la que considera «parte integrante y esencial de España», autonomista, humanista, democrático por su funcionamiento y por su lucha por consolidar la democracia, defensor de las libertades «en la política, la educación, la cultura, la economía y lo social», no marxista, innovador, socialmente avanzado, interciasista e independiente.

«Después de la dimisión como ministro creí que mi vida política había llegado a su fin. Fue el pueblo andaluz el que resucitó mi cadáver; fueron esos dos millones y medio de votos los que me convencieron de que aún tenía algo que hacer en política», declaró Manuel Clavero en el acto de presentación pública del partido Unidad Andaluza (UA), que hoy será inscrito en el registro correspondiente del Ministerio del Interior, y celebrará su congreso constituyente el 28 de febrero de 1981.El ex ministro puso especial énfasis al indicar que Unidad Andaluza, que cuenta, en principio, con trescientos promotores de las ocho provincias andaluzas, Madrid y Barcelona, será sociaimente innovador, y subrayó la necesidad de cambios en una Andalucía aquejada de paro, emigración y analfabetismo y que nace sin vinculaciones ni dependencias de otros partidos o grupos financieros y de intereses, «sólo para servir a Andalucía y no en contra de ningún otro partido, aunque algunos le verán así, si es que lo desean».

Clavero Arévalo aseguró que el partido había surgido de abajo arriba, por un movimiento de base nacido en la región andaluza tras el giro impuesto por el Gobierno en enero de 1980 a su política autonómica, movimiento cuyo objetivo fundamental había sido, hasta ahora, convertir en triunfo legal el triunfo moral y político obtenido por Andalucía en su referéndum. «La razón última del nacimiento de este partido es la hora histórica que vive Andalucía, que por vez primera va a acceder a la autonomía más plena recogida en la Constitución, y lo va a hacer por la puerta grande de la conquista pacífica de un pueblo entero el 28-F», anadió.

Otras razones más pragmáticas explicadas por el ex ministro se refieren a dos sondeos de opinión realizados entre mayo-junio y septiembre de 1980 por dos empresas especializadas, según los cuales tanto su hipotético partido como su propia figura política aparecían notablemente situados en las preferencias de los ciudadanos andaluces. En su opinión, los acontecimientos políticos acaecidos después de elaborarse estas encuestas (cuestión de confianza, desbloqueo del proceso autonómico y elecciones parciales al Senado en Almería y Sevilla) no han venido sino a confirmar la viabilidad de Unidad Andaluza, que espera conseguir votos en el electorado de UCD y el PSA y entre los abstencionistas.

Acerca de sus relaciones con Unión de Centro Democrático, Manuel Clavero confesó no tener constancia de que la dirección centrista hubiese estado maniobrando para impedir la aparición de UA, sobre todo en el terreno financiero. «Sólo puedo decir que me han fallado de manera muy extraña promesas consolidadas de apoyo». Rechazó haber recibido en los últirnos meses una proposicion en serio para reintegrarse en el partido gubernamental, y no descartó en el futuro alianzas con UCD o con otros partidos andaluces. Asimismo, piensa conservar su escaño como diputado dentro del Grupo Mixto.

Una rueda, ocho radios, tres colores

Unidad Andaluza, que nace con suficiente militancia y una base financiera constituida por donativos y aportaciones de sus afiliados -son muchos pocos y el problema de la financiación ha sido el que me ha dado más quebraderos de cabeza-, celebrará su congreso constituyente los próximos días 28 de febro y 1 de marzo en Torremolinos (Málaga), con un orden del día compuesto por los siguientes puntos: debate sobre los estatutos definitivos, ponencia ideológica, ponencia sobre Andalucía y elección de los dirigentes. El logotipo está constituido por una rueda (representativa del progreso) con ocho radios (las ocho provincias andaluzas), y sus colores son el verde, el blanco -«no hace falta que explique lo que significan»- y el amarillo, «el sol que irradia a toda Andalucía».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de diciembre de 1980