Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Helenio Herrera: "Sigo siendo el mejor"

Helenio Herrera parece haber tocado de nuevo con su varita mágica al Barcelona: «No pasa nada raro; es que sigo siendo el mejor», afirma con desenvoltura el inimitable técnico. Espera la visita del Madrid «con una emoción especial, porque es un gran club, y siempre se siente algo especial cuando uno se enfrenta a él. Siendo yo el mejor entrenador, y el Madrid, el mejor club, es una desgracia para ambos que nunca, hayamos coincidido». Para triunfar en el Barcelona tiene una fórmula especial: «No hacer caso a la Prensa. Dice muchas mentiras».

Helenio Herrera consiguió su primer título de Liga en España como entrenador en el año 1949, con el Atlético de Ben Barek y Carlsson, y tuvo su más brillante época entre 1955 y 1965, con el Barcelona y el Inter. En su retorno al Barcelona se dudaba de que mantuviera sus facultades con el paso de los años, y que siguiera en posesión de ese magnetismo, ese poder de convicción hacia sus jugadores que tanto colaboró a sus triunfes: « Eso es una tontería. Yo me aburrí de entrenar, pero no del fútbol. Durante unos años me dediqué al periodismo deportivo. Continuamente veía equipos y tomaba notas. Estoy al día, como siempre».

"Tengo cinco años menos que Reagan"

Le molesta que le llamen viejo, que le digan que está pasado. «Tengo cinco años menos que Reagan, que tiene el puesto más responsable del mando. Yo no tengo que correr. Para decirles a los jugadores que den una vuelta más al campo no hace falta tener condición física. Sólo ellos tienen que correr. Yo tengo que decirles cómo deben jugar, y nadie puede decir que lo haga mal. El año pasado cogí al Barcelona en el puesto catorce, y lo clasifiqué para la Copa de la UEFA. Este año estaba hundido, y ahora estamos ahí arriba, pensamos en el título. Si ganamos el domingo al Madrid, le pasaremos. Y, desde luego, estaremos en línea de ser campeones. Al Atlético ya lo tenemos también bastante cerca, y queda tiempo para adelantarlos a todos ».Para HH entrenar al Barcelona es más difícil que hacerlo en cualquier otro club: «Este club vive bajo una gran presión. Siempre ha sido así. Yo lo conozco bien, y en lo sustancial no cambia». Ha acertado al dar confianza a jugadores que han demostrado merecerla, y que con Kubala no jugaban, como Landáburu y Estella: «Landáburu juega y mete goles. El año pasado hizo nueve. Y Estella sabe trabajar en cualquier zona. Pero lo más importante ha sido restablecer la confianza del grupo. El trabajo del entrenador es técnico, táctico, físico y psíquico, y en esto último siempre he sacado gran ventaja a la mayoría. Quien compare el estado de ánimo de mis jugadores con el que tenían hace tres semanas lo comprobará». No quiere hablar del trabajo de Kubala, su predecesor: «Yo no quiero hablar de los demás. Cada uno tiene su trabajo, y no me gusta que me ataquen ni atacar a nadie.

"Dejo que los periodistas se diviertan conmigo"

«En el Barcelona, la clave principal está en no hacer caso de lo que dicen los periódicos. Los periódicos siempre hablan mucho del Barcelona, y no siempre lo que ponen es verdad. Si lees que alguien ha declarado contra tí, o que van a fichar a tal o a cual, lo mejor es no hacer caso, porque entonces estás haciéndoles el juego a ellos. A mí no me importa si un directivo dice tal cosa, o un técnico tal otra, o un jugador protesta. Primero, porque si lo pone un periódico no tiene por qué ser verdad. Y segundo, porque lo que digan me da igual. Y a mis jugadores les aconsejo lo mismo. El que hace su trabajo no tiene que preocuparse de otra cosa».Según HH, la Prensa ha mentido mucho en torno a él, aunque «la mayoría de las veces me ha favorecido, porque me gusta que se hable de mí, aunque sea bien. Por ejemplo, eso de que íbamos a ganar un partido sin bajarnos del autocar nunca lo dije. Lo inventó un periodista de Madrid para hacerme pasar por un bocazas. Y eso de que se juega mejor con diez que con once es otra tontería. Nació en un partido en el que yo entrenaba al Atlético, y me parece que era contra el Madrid. Nos echaron a uno, y el equipo se creció y ganó, y yo dije que la expulsión les había hecho crecerse y jugar mejor. Y eso lo convirtieron en que, según yo, se jugaba mejor con diez que con once. ¿Cómo voy a decir eso yo? Si pensara eso, sacaría diez cada domingo, no once. Y hace poco, cuando nos tocó en la Copa con el Lérida, algunos periódicos dijeron que yo había preguntado dónde estaba Lérida. Yo he vivido muchísimos años en España y como entrenador me he enfrentado al Lérida cuando estaba en Primera. Pero yo dejo que la Prensa se divierta conmigo. No me hace ningún mal si no le hago caso, y no se lo hago ».

"El Madrid y yo nos merecemos, pero..."

¿Por qué nunca entrenó HH al Madrid? «Sí; es chocante que el mejor entrenador no haya entrenado al más famoso club. Pero nunca nos hemos puesto de acuerdo. Cuando se han dirigido a mí estaba comprometido. Primero se dirigió a mí Antonio Calderón, cuando estaba en el Sevilla. Luego, Ipiña, pero entonces tampoco pudo ser, no recuerdo por qué. Y, finalmente, Guijarro, cuando estaba terminando en el Barcelona, pero ya estaba comprometido con Moratti para ir al Inter. Por cierto, que dijeron que el Barcelona me había echado porque el Madrid nos eliminó en la Copa de Europa, y no es cierto. Yo estaba comprometido con Moratti desde antes de esa eliminatoria. El Barcelona no me ha echado nunca».Para el partido del domingo confía en ganar al Madrid: «Es un buen equipo, pero está peor que el año pasado. Y ojo, que eso no lo digo yo, lo dice la tabla, lo dicen sus cuatro derrotas y su empate. Ya ha perdido nueve puntos. Lo vi jugar contra el Bayern, al principio de la temporada y últimamente lo ha visto Segarra. Sé cómo jugarle. Cada equipo tiene sus puntos débiles, y hay que estudiarlos y aprovecharlos. Yo sé cómo ganar y creo que ganaremos».

Admira a Juanito, Santillana y Cunningham, y vería con buenos' ojos que éste no pudiera jugar. Piensa que Stielike no se acopla como libere) y que «este partido es importante para nuestros forofos, pero yo les digo que estén tranquilos, que ganaremos». «Declara 64 años, aunque quien le conoce bien afirma que en una ocasión aprovechó un error burocrático para quitarse diez del pasaporte. En cualquier caso, es en todo igual al de los años cincuenta. Incluso en los resultados, al menos por el momento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de noviembre de 1980

Más información

  • "Que no haya entrenado nunca al Madrid es una pena para ambos"