Soriano: "El gol de Zamora fue legal"

Soriano Aladrén, árbitro, aseguró al final del partido que si no consultó al linier no fue porque le condicionaran las sanciones sufridas recientemente por Pes Pérez y Tomeo en casos similares, sino porque estaba seguro de haber visto bien la jugada. Igualmente afirmó que paró el reloj cuando comenzaron las protestas y que éstas no duraron más que los dos minutos que alargó después el partido.Con ocasión del partido Hércules-Madrid, Pes Pérez concedió un tanto a favor de los madridistas que después anuló a instancias de un linier, que le indicó que el balón había salido previamente fuera. Pes Pérez fue sancionado con un mes y medio de suspensión por admitir las protestas de los jugadores del Hércules y por anular el tanto, que se había producido tres jugadas después de que el balón saliera fuera del campo. Más recientemente, en el Sevilla-Madrid, Tomeo también anuló un gol al Madrid previa concesión y tras consultar al linier.

Más información

Soriano negó que estos precedentes influyeran en su negativa a consultar al linier: «Yo había visto la jugada con claridad y tenía mi criterio; Satrústegui quedó en fuera de juego posicional, pero sin influencia en la jugada, y por eso lo concedí. El linier hizo bien en advertirme de esa posición, pero yo ya la había visto y no consideré anulable el gol.

Bertoni: "Dedico los goles a Boskov"

Bertoni, autor de los dos goles, estaba eufórico: «Se los dedico a Boskov, que el sábado dijo por radio que cuando no está Scotta en el Sevilla no hay nadie capaz de marcar un gol. Ahí quedan esos dos goles para que aprenda a hacer pronósticos». Respecto al afán que desplegó el Sevilla, niega una y otra vez que existiera prima del Madrid: «Ganarle a un equipo que hasta ahora no había perdido con nadie ya era una motivación especial, y por eso nos hemos volcado. Pero yo creo que hemos corrido tanto como hoy otras veces, aun que las cosas no hayan salido tan bien».

Respecto a la prima del Madrid, los rumores más fiables señalan la cantidad de medio millón por cabeza, incluidos los suplentes, y el doble para Muñoz. Por supuesto, ninguno de los protagonistas del triunfo del Sevilla quiso aceptarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de mayo de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50