Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gente

Una

súbdita mexicana, Marta de Gómez, afincada últimamente en la localidad murciana de Librilla, ha hecho la penitencia cuaresmal de cuarenta días viviendo sólo a base de agua y limón. Marta de Gómez, que tiene en la actualidad cincuenta años, afirma que no ha visto a un médico desde hace más de treinta años. Sobre su experiencia, ha declarado a Efe: «Los primeros diez días son los más difíciles. Pero, una vez superados, el cuerpo va cogiendo más fortaleza y se completan los cuarenta días sin ningún problema. Hasta ahora, mis penitencias de cuaresma duraban quince días; nunca había llegado a los cuarenta de este año.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de abril de 1980