Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barcelona quiere fichar al osasunista Iriguíbel

El Barcelona está dispuesto a fichar al jugador del Osasuna Iriguíbel, que juega de delantero centro y actualmente figura a la cabeza de los máximos goleadores de Segunda División. La junta directiva del club osasunista se reunió ayer por la tarde para tratar el tema de la iniciación de las negociaciones que culminarán con el traspaso de Iriguíbel al Barcelona. El conocido hombre de negocios futbolísticos José María Minguella fue el encargado de iniciar los contactos pertinentes para el fichaje del jugador osasunista por el club azulgrana.A media mañana de ayer el Osasuna, a través de su gerente, Zabaleta, indicó a EL PAIS que «oficialmente el Barcelona no se ha dirigido en momento alguno al club con el fin de fichar a nuestro jugador Iriguíbel. El Osasuna no ha recibido oferta alguna, hasta este momento, por Iriguíbel». El gerente osasunista confirmó que un conocido intermediario, según sus palabras, realizó una llamada telefónica a una persona relacionada con el Osasuna, con la que mantuvo los primeros contactos, y a la que indicó el interés del Barcelona en contar con los servicios del delantero centro osasunista. La persona con la que habló José María Minguella fue con Zabalza, ex jugador del Osasuna, Barcelona y Athlétic de Bilbao y actualmente preparador del equipo juvenil del Osasuna.

Zabalza confirmó a EL PAIS la llamada telefónica de Minguella. Al mismo tiempo aseguró que «ningún directivo del Barcelona, hasta este momento, ha intervenido en el asunto. Minguella, por otra parte, no mencionó en momento alguno las condiciones económicas por las que se podría llevar a cabo el traspaso de Iriguíbel. Informé de todo este asunto al presidente del Osasuna y creo que existen bastantes posibilidades de que nuestro jugador vaya al Barcelona».

El Barcelona, por su parte, facilitó ayer un comunicado oficial por el que la directiva azulgrana desmintió el fichaje de Iriguíbel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de marzo de 1980