Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Real Madrid y Spórting, humillados

Al cabo de veintidós años, el Real Madrid perdió un partido de Liga en Atocha. En estos momentos solamente la Real Sociedad se mantiene como equipo invicto. El Valencia logró su primera victoria fuera de Mestalla. Núñez fue abucheado en La Rosaleda, en cuyo palco, por invitación especial del club, tomaron asiento los directores de los medios informativos malagueños. El Spórting fue derrotado en su propio terreno por un apabullante Zaragoza. Cuatro goles encajaron los gijoneses, con lo que salieron casi a uno por seleccionado Las quinielas, por vez primera, superaron los mil millones de recaudación.

Tras la aprobación del Estatuto vasco, el Real Madrid ha sido vencido en San Sebastián, suceso que no se producía en Liga desde hacía veintidós años. Al Real Madrid le dio una soberana paliza la Real Sociedad. Además, el árbitro se permitió el lujo de expulsar a un jugador madridista, cosa que sucede en muy contadas ocasiones. Hay que suponer que, por una vez, el señor Núñez se sentirá satisfecho. Ahora los jugadores madridistas, para sacudirse la goleada, hablan de la posibilidad de que los árbitros se muestren excesivamente severos con ellos, para no dar lugar a nuevas manifestaciones del presidente barcelonista.Lo de Fandos en Atocha fue una pequeña satisfacción para Núñez, pero lo sucedido en Málaga no le debió sentar ni pizca de bien. El público de La Rosaleda saludó la presencia del mandatario culé con una fuerte bronca, que sólo quedó cortada por la oportuna salida al terreno de juego del conjunto local. El presidente del Málaga, para celebrar la presencia del señor Núñez en su palco, invitó a los directores de los medios informativos malagueños. Fácil resulta deducir que esta semana tendremos nueva nota oficial de la directiva barcelonista, declarando persona non grata al presidente del Málaga, señor Brickman. Nada de particular tendría que se considerase ofensiva para José Luis Núñez sus buenas relaciones con los medios informativos.

La noticia de la jornada estuvo en Gijón. El Spórting tuvo la ocasión de destacarse y perdió por goleada ante el Zaragoza. Los cimientos de El Molinón se estremecieron. Pero, eso sí, el público se comportó tan deportivamente que obligó a saludar a los vencedores al finalizar el encuentro.

Ladislao Kubala, siempre partidario de los carrozas del fútbol español, se decidió a seleccionar a cinco sportinguistas para el encuentro amistoso del miércoles, frente a Dinamarca. El Zaragoza intentó meter un gol por cada seleccionado y a punto estuvo de lograr la hazaña. No habría sido novedad en la historia del fútbol hispano porque, si la memoria no me es; infiel, de aquel Valladolid glorioso de Saso, Babot, Lesmes I, Lesmes II, Ortega, Lasala, Revuelta, Coque, Vaquero, Aldecoa y Juanco, el seleccionador de turno convocó a siete. A la semana siguiente de la llamada, en el Metropolitano, el Atlético le metió a Saso siete tantos.

El Atlético de Madrid que se, marcaba esos fardes era otro, claro. El de ahora está para pocos trotes y más bien se parece a aquel, también del Metropolitano, que estuvo a punto de irse a Segunda. El Atlético es tan poco afortunado que el Valencia, que solamente es capaz de ganar un partido de cada diez de los que le televisan, vino a romper su mala racha viajera al Calderón. Y eso que, según un periodista valenciano que estuvo en Glasgow, su equipo no se parecía al de la Recopa más que en el uniforme.

Se ha animado la Liga con la derrota de los dos equipos de cabeza. En un par de semanas podría suceder que se formara un paquete en los primeros lugares, con varios equipos a la espera del asalto al liderazgo. Sólo ilusiones de este tipo pueden darle salsa a esta Liga que nos había amenazado con ser el dueto cómico de La Dolorosa. Ahora no parece que vaya a salirse de la misma obra, pero Madrid y Spórting tendrán que cantar el dúo de Dolores y Rafael.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de noviembre de 1979

Más información

  • El árbitro de Atocha se atrevió a expulsar a un madridista