Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Consenso sobre Antonio Hernández Gil como presidente del Tribunal Constitucional

La entrada en funcionamiento del Tribunal Constitucional se producirá a principios de 1980, y en todo caso antes de la próxima primavera. El candidato más firme a la presidencia de este importante órgano es Antonio Hernández Gil, sobre cuya cualificación para el cargo no existen dudas en las fuentes gubernamentales y de la oposición consultadas por EL PAÍS.Según fuentes solventes una de las personas en las que se pensó para el cargo fue el profesor García Pelayo, si bien parece ya descartada su candidatura. En cambio, en algunos sectores próximos al Gobierno se insiste en la consistencia del nombre del profesor Ollero.

En cuanto a los miembros del Tribunal Constitucional, existe un acuerdo de principio, al menos entre los dos grandes partidos parlamentarios (UCD y PSOE), sobre el tipo de juristas de reconocida competencia y probada independencia política que deben acceder al alto tribunal. Un problema accesorio, pero importante, que puede plantearse es la dificultad de que personalidades de estas características acepten un cargo cuya remuneración prevista no es suficiente, habida cuenta que será incompatible, entre otras muchas funciones, con «cualquier actividad profesional o mercantil». De ahí que un sector del Gobierno planteara la conveniencia de asignar a los miembros del Tribunal Constitucional retribuciones iguales a las de los ministros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de noviembre de 1979