Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV y otros diez partidos vascos protestan por la detención de un dirigente de HASI

Once partidos políticos vascos -entre ellos el PNV, Euskadiko Ezkerra y las fuerzas de Herri Batasuna- condenaron ayer en un comunicado conjunto la detención de Mikel Zuloaga, dirigente de HASI, partido integrante de Herri Batasuna, que continuaba ayer incomunicado en la Jefatura Superior de Policía de Bilbao. Al parecer se le ha aplicado la ley antiterrorista en relación con alguna acción propagandística de su partido.Mikel Zuloaga fue detenido, junto con Josu Aizpurúa, secretario general de ANV -partido legalizado, miembro de la coalición Herri Batasuna- tras el registro, sin mandato judicial, realizado por la policía en los locales de HASI el jueves por la noche. La policía, que, según los testimonios recogidos, no se identificó debidamente, recogió la documentación de unas sesenta personas que se encontraban reunidas en los citados locales, llevándose pósters, pegatinas, publicaciones y algunos libros. Tras permanecer tres horas en las dependencias policiales, el señor Aizpurúa fue puesto en libertad, quedando retenido Mikel Zuloaga.

En el comunicado conjunto suscrito por las fuerzas vascas en relación con estos hechos se califica la actuación de la policía como arbitraria. «No es un hecho más», dice el escrito, «sino una muestra más de la política represiva de la UCD hacia Euskadi, concretándose ésta aún más en determinados momentos como este, en el que está próximo el referéndum del Estatuto e impidiendo el normal desarrollo de la campaña.»

Critican duramente los firmantes del comunicado el hecho de que la policía ocupara y registrara la sede sin ninguna identificación previa ni mandato judicial, «incurriendo», se afirma, «en allanamiento de morada e insultando a los allí asistentes».

Tras pedir la libertad inmediata de Mikel Zuloaga, los partidos firmantes exigen la derogación de la ley antiterrorista y de seguridad ciudadana y la legalización de las organizaciones HASI y LAIA. «Denunciamos», finaliza el comunicado, «el carácter desestabilizador y provocador de la actuación de las FOP y exigimos la retirada inmediata de las mismas de todo el territorio de Euskadi sur.»

Por su parte, el PC de Euskadi -que no firma el anterior escrito- hizo también público un comunicado en el que exige el esclarecimiento de los hechos, «realizados», dice el PC de Euskadi, «al margen de la legalidad vigente». Asimismo, esta organización pide «la asunción de responsabilidades por parte de quienes dieron las órdenes para que se efectuara el registro en los locales de HASI y las dos detenciones y las sanciones pertinentes conforme a la legislación.

HASI considera el registro en la sede de su partido y las detenciones de los dirigentes de Herri Batasuna como «pruebas irrefutables de la continuación de la represión franquista, de la falta de garantías democráticas y libertades elementales ante la próxima celebración del referéndum contra o pro Estatuto».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 1979