Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El debale ideológico crea serios problemas a la dirección del PSOE

La ejecutiva saliente del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) no consiguió ayer, durante la segunda jornada del XXVIII Congreso, que prosperaran sus tesis en temas importantes. Después de ser rechazada como documento base de la comisión política la ponencia oficiosa, fue también derrotada la fórmula transaccional pactada por la ejecutiva para eludir el pronunciamiento expreso sobre el marxismo, y en cambio se aprobó un texto que reafirma de nuevo dicho principio. Felipe González, que sostuvo un enfrentamiento verbal con el sector radical, había declarado poco antes en torno al desarrollo del congreso: «No estoy contento, y mentirla si dijera lo contrario».

Un proyecto de resolución aprobado en la comisión política -pendiente, por tanto, de ratificación en la sesión plenaria- dice expresamente que el PSOE afirma su carácter de partido de clase, de masas, marxista, democrático y federal. Esta frase es muy similar a la definición ideológica aprobada en el anterior congreso, y se llegó a ella tras un debate muy extenso y hasta encrespado en algunos momentos. La inclusión del término federal fue hecha a propuesta de una delegacion gallega, y ei resto de la fórmula corresponde a la propuesta de ponencia de Asturias.Una de las grandes inquietudes de Felipe González es, al parecer, la contradicción que podría darse entre el programa político y el económico, en caso de que se consumaran los planteamientos ideológicos radicales apuntados en la jornada de ayer. Esta contradiccion podría afectar al mismo programa político.

Felipe González intervino en los debates sobre el marxismo y afirmó que este concepto en estos momentos es un arma arrojadiza en manos de la derecha y un dogma de fe para la clase trabajadora. «Hablo», dijo, «tratando de defender a aquellos militantes que no siendo marxistas no se atreven a hablar en las tribunas ni en las mesás ya que se les margina.»

Por otra parte, en la comisión que debate la ponencia sobre organización y estatutos se registró también un fuerte debate en torno a la posibilidad de que fueran reconocidas las tendencias organizadas dentro del partido. La propuesta en este sentido fue rechazada por 92 votos en contra, 72 a favor y diez abstenciones.

También se aprobaron algunas propuestas complementarias del texto base, entre ellas, «el reconocimiento de la realidad plurinacional de España, el derecho a la autodeterminación de los pueblos y la solidaridad entre las nacionalidades y regiones del Estado».

Páginas 14 y 15

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 1979

Más información

  • La comisión política reafirma el carácter marxista del partido