Mikkola y Waldegaard, destacados en cabeza

El ataque inicial desencadenado por el equipo Ford está comenzando a dar los frutos apetecidos por los británicos en el Rallye de Montecarlo. Hasta el momento, los Escort de los finlandeses Mi¡kola y Waldegaard figuran en cabeza, distanciados ya del grueso de los hombres de Fiat, rivales más directos de aquéllos.«Están atacando como animales», comentó de forma muy expresiva el francés Andruct, uno de los hombres de Fiat que actualmente, ocupa la sexta posición de la clasificación. El feroz ataque, hasta ahora, ha servido para infligir un severo castigo a los hombres de Fiat, que siguen sin encontrar la solución para poder evitar el inicial descalabro. «No estamos cometiendo errores en la elección de los neumáticos para los tramos especiales de velocidad. El estado del piso en las diferentes pruebas era muy claro, por lo que no ha habido dudas entre las distintas ruedas de clavos, racing o de nieve. El problema reside en la potencia de los Escort, su mejor adaptación para este tipo de carreteras y la talla de sus pilotos, que han desencadenado un ataque brutal a un ritmo difícil de comprender y, por supuesto, de mantener. Pero el rallye es muy largo y aún queda mucha prueba por recorrer. No hay nada decidido.»

Con estas palabras, uno de los directivos del equipo Fiat ha tratado de explicar la situación actual y de quitar hierro al asunto. Pero la realidad es que el numeroso y potente equipo Fiat-Lancia partía como máximo favorito, cualesquiera que fueran las condiciones de las carreteras, y, hasta el momento, han visto cómo los dos finlandeses de Ford les han relegado a un segundo plano.

Los mejores hombres de Fiat, Rohrl y Alen -éste también es finlandés-, están a más de un minuto de los dos Escort. Alen se mantiene en carrera a pesar de no estar totalmente repuesto de su ataque de apendicitis. Pese a su maltrecho estado físico, realiza los mismos tiempos en las pruebas de velocidad que su compañero Rohrl, pese a que el alemán está considerado como uno de los hombres más rápidos y más completos del mundo. Pero, evidentemente, no puede evitar que los Escort se distancien.

Por, detrás de los dos Fiat 131 Abarth, ya muy lejos de los Escort de cabeza, están el resto de los hombres de Fiat-Lancia. El Stratos de Darniche, el otro Fiat de Andruet, y los pequeños R-5 de Frequelin y Golf de Therier, todos ellos franceses, están ya a tanta distancia del líder que sólo una avería de éste puede producir un cambio en la clasificación. Por su parte, el francés Jean Pierre Nicolas, vencedor de la pasada edición, sufrió un accidente en una de las pruebas especiales de velocidad y, aunque sigue en carrera, ha perdido mucho tiempo y toda posibilidad de triunfo.

Lo difícil en este momento es poder predecir si los Escort de Mikkola y Waldegaard podrán resistir el duro esfuerzo al que están siendo sometidos. Máxime cuando entre los dos pilotos habrá una lucha sin cuartel por la victoria, al estar separados por escasos segundos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de enero de 1979.

Lo más visto en...

Top 50