Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

García Sabell: "Estamos ante una Constitución desconfiada a la que está bien votar afirmativamente"

Domingo García Sabell, médico, escritor, presidente de la Academia de la Lengua Gallega y senador por designación real, se quedó sin emitir su opinión favorable al texto constitucional en la sesión en la que la Cámara a la que pertenece votó el proyecto. Las disposiciones de la Junta de Portavoces sobre el número de intervenciones que debían producirse le dejaron sin voz, aunque al final el señor García Sabell emitió su voto afirmativo. El senador gallego explica hoy su posición ante la Constitución, que se someterá el 6 de diciembre próximo a refrendo popular.García Sabell. La Constitución tiene virtudes y tiene defectos. La mayor de todas sus virtudes es su carácter esencialmente liberal. Creo que es la más liberal que ha tenido España. El defecto básico es su prolijidad. Hemos hecho una Constitución llena de salvedades, reservas y sobreentendidos, lo que hace que a veces sea difícil seguirla y captarla en su realidad significativa. Hemos hecho, en fin, una Constitución para desconfiados. Pero justamente porque es una Constitución intrincada y desconfiada estuvo, bien haberla votado afirmativamente. Al hacerla funcional vamos a abrir la red que hay en ella. Dejará de ser entonces una Constitución liberal en el propósito para convertirse en una Constitución liberal en sus efectos. Con ello eliminaremos la desconfianza.

Pregunta. ¿No cree usted que ese carácter desconfiado de la Constitución avala a los que votaron negativamente?

Respuesta. No tiene sentido el voto negativo a la abstención. Pienso que cuanto más disconforme se esté con la Constitución tanta más razón hay para echarla a andar para probar la eficacia que lleve dentro. Por ejemplo, en todo lo que se refiere a autonomías de nacionalidades: dudo de que, siguiendo el texto constitucional, consigan las nacionalidades -Cataluña, Galicia y Euskadi- una autonomía plenaria; pero, de todos modos, si se impulsa la eficacia de la Constitución podrán alcanzar mucho.

P. ¿Piensa usted que este país es lo suficientemente tolerante como para empezar a utilizar una Constitución como esta y aceptar que somos distintos y aun así las diferentes culturas pueden convivir?

R. El país no es excesivamente tolerante. El problema es que se le presenten esas diferentes culturas con todo su contenido cultural y antropológico. En Galicia, por ejemplo, hay una cultura definida, que ha seguido una continuidad histórica. No es una cultura antropológica, sino viva. Como otras culturas, puede aportar distintos puntos de vista sobre hechos sociológicos a la visión que el español, en general, tenga del mundo. Hay que evitar el peligro de establecer comparaciones entre culturas y hay que tener el convencimiento de que en la diversidad va a permanecer la imagen total de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de noviembre de 1978

Más información

  • Senador real y presidente de la Academia Gallega de la Lengua