I Congreso de UCD

La candidatura de España a la CEE y la homologación de UCD, en el centro de las declaraciones

La candidatura de España al ingreso en las Comunidades Europeas y la homologación internacional de Unión de Centro Democrático constituyen los temas esenciales de las declaraciones públicas y las conversaciones privadas que mantienen en Madrid los invitados extranjeros al I Congreso de UCD. En el plano de la política inmediata, los temas hispano-comunitarios han ocupado un espacio singular en las intervenciones de los distintos oradores invitados en la sesión de apertura, y en la que tomaron la palabra los señores Tindemans, Frei, Colombo, Rumor, Poniatowski, Sa Carneiro, Zanone, Heck, Ehrlin y Lucker.De entre ellos, Tindemans, primer ministro dimisionario de Bélgica y presidente del Partido Popular Europeo; Emilio Colombo, presidente del Parlamento Europeo, y Michel Poniatowski, presidente del Partido Republicano del presidente Giscard d'Estaing, tiene un especial protagonismo político en lo que se refiere al acercamiento de España a la CEE. Lo han resaltado ellos mismos ante la prensa con sus peculiares posiciones ante esta ampliación y, de manera especial, Michel Poniatowski, quien conversó el pasado sábado con el rey don Juan Carlos, y que ha pasado varios días de cacería

Más información

Para el presidente del Partido Republicano «España debe ingresar en la CEE», pero cuando se le interroga si las Comunidades deben reformar su agricultura y sus instituciones antes del ingreso de España, se va por los cerros de Ubeda, y sólo después de insistirle responde: «Mi respuesta es que no quiero responder, porque el Gobierno de Francia aún no ha tomado una decisión sobre este importante tema.»

El señor Poniatowski se pierde de nuevo en declaraciones literarias a la hora de hablar de ETA y de la crisis del País Vasco que bien conoce; no en vano fue ministro del Interior en Francia durante mucho tiempo. Sólo dice que hay que permanecer unidos y trabajar juntos para solucionar estos problemas.

El ex primer ministro de Bélgica Leo Tindemans también insiste en las reformas institucionales «que deben preceder, si es posible, a toda ampliación» del territorio comunitario para suprimir, ante todo, «la regla de la decisión por el sistema de la unanimidad» en favor de la mayoría.

Emilio Colombo, presidente del Parlamento Europeo, ésta, por su parte, contento con que se inicien, a finales de mes, los trabajos del comité mixto Parlamento español-Parlamento Europeo. Colombo no ve la posibilidad de que España se incorpore, de alguna manera, a las elecciones del Parlamento Europeo por sufragio universal del próximo mes de junio «Para ello es necesario que España sea país miembro de pleno derecho», declara, y añade que la fórmula propuesta por los socialistas italianos -de incluir españoles, portugueses y griegos en las listas de los nueve- no es viable juridicamente.

Declaraciones ante el congreso

Después de la declaración de apertura del presidente Suárez, los jefes de las delegaciones extranjeras tomaron la palabra entre los aplausos de los congresistas.Diversos invitados extranjeros, entre los que predominaron los representantes de los partidos demócrata-cristianos europeos, saludaron al congreso, haciendo hincapié en las perspectivas de entrada de España en la Comunidad Económica Europea, así como en la construcción de una Europa unida en la que no debe faltar España.

En primer lugar, Leo Tindemans, ex primer ministro de Bélgica y presidente del Partido Popular Europeo (PPE), que agrupa a los grupos comunitarios dem6cratacristianos, manifestó el apoyo de Europa al camino democrático español y destacó que la democracia cristiana ha contribuido de forma fundamental a la construcción de Europa y la paz del mundo.

Añadió que España está hoy en camino hacia Europa, y señaló los puntos de convergencia entre el proceso español y el PPE, tales como la común defensa del hombre sobre todo, de la libertad, la solidaridad y la igualdad.

Sobre el ingreso de España en la CEE, afirmó que su partido se compromete a abrir la Comunidad a todos los países democráticos de Europa, y señaló que nada debe obstaculizar la marcha de España hacia Europa.

Eduardo Frei, líder de la Democracia Cristiana chilena y ex presidente de Chile, sostuvo que lo que ocurre en España es un ejemplo para Latinoamérica, «frente a quienes piensan que en nuestros países no es posible el respeto a los derechos». Pidió que España tenga éxito en su tarea, porque en toda América está presente su ejemplo, y señaló que «allí hemos sufrido las consecuencias de los extremismos que desprecian lo que llaman democracia formal y prefieren destruirla para luego llorar sobre sus ruinas».

Dijo que la socialización debe ser humana, no colectivista ni totalitaria, y que el pluralismo es también necesario en la economía. Dijo por último que una Europa sin España, Portugal y Grecia nunca será una verdadera Comunidad Económica Europea.

Emilio Colombo, presidente del Parlamento Europeo y uno de los líderes de la Democracia Cristiana italiana, resaltó que el Congreso de UCD supone el apuntalamiento de la democracia en España, mientras Bruno Heck, representante de la Democracia Cristiana de la República Federal de Alemania, afirmó que Europa pone sus esperanzas en los centristas españoles, y destacó la prudencia y sabiduría de los españoles que han apoyado esta acción.

El italiano Mariano Rumor, presidente de la Unión Mundial de la Democracia Cristiana, se refirió a la nueva imagen de la España democrática y a los valores que la democracia cristiana puede aportar frente a los regímenes autoritarios.

Michel Poniatowski, presidente dé honor del Partido Republicano francés -el partido de Giscard d'Estaíng- dijo, que Francia reconoce y aprueba la cooperación de España en Europa, y que aunque la entrada de España en la CEE plantea problemas difíciles, éstos deben ser tratados con realismo y con las cautelas necesarias.

El señor Lucker, vicepresidente del Parlamento Europeo, destacó el papel del Rey y el actual Gobierno en la consolidación de la democracia en España, y dijo que España debe ser pronto miembro de pleno derecho de la CEE y del, Parlamento Europeo.

Por último, el líder del Partido Socialdemócrata portugués, Francisco Sa Carneiro, cuya intervención fue la más aplaudida, destacó las viejas relaciones entre los socialdemócratas portugueses y españoles y la coincidencia en lo esencial entre su partido y UCD.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de octubre de 1978.

Lo más visto en...

Top 50