Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid empató en Vitoria

A pesar de que no hubo goles, Alavés y Madrid ofrecieron un bonito encuentro en Mendizorroza. Ambos equipos buscaron el marco rival y realizaron un fútbol de ataque que no se vio compensado en el marcador.

Para el Madrid, más concretamente para Molowny, el partido ofrecía el interés de observar a los jóvenes valores que hasta ahora no habían disfrutado de oportunidades. Así, Sabido, García Hernández y Rincón tuvieron ocasión de mostrar sus condiciones, buscando la confianza del técnico blanco ante la próxima temporada. Los tres actuaron a buen nivel y su Prueba resultó satisfactoria. Sólo Morote se quedó en el banquillo, circunstancia que demuestra el escaso interés de Molowny por este jugador, que mañana lunes podría pasar a formar parte del Rayo.

El partido resultó entretenido. El Alavés respondió con buen juego a la superior capacidad técnica madrídista, por lo que el peligro rondó las dos áreas. El ritmo fue siempre ágil, veloz, y el público salió contento del Mendizorroza. Queda dicho que sólo faltó la guinda del gol, que hubiese completado el gozo de los aficionados vitorianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de agosto de 1978

Más información

  • Gustaron los jóvenes