Conversaciones en Lisboa sobre la autonomía de las Azores

En vísperas de la reunión de la cumbre de la OUA, que abordará, entre otros temas, el problema de las islas atlánticas que algunos países africanos reivindican como parte integrante del continente, parece existir una voluntad redoblada por parte del Gobierno de Lisboa y de los ejecutivos de las regiones autónomas de los archipiélagos de Madeira y Azores de acelerar la concretización del estatuto de autonomía.

Se encuentra en Lisboa, para tratar del tema, el presidente socialdemócrata del Gobierno regional de las islas Azores. Mario Soares, acompañado de tres de los ministros de su Gabinete, estuvo a principio de la semana en Madeira.

Una nota común a todas las declaraciones proferidás en estas dos ocasiones es la constatación de un «nítido progreso» en la definición de «amplias zonas de convergencia» entre ambas partes.

Sin embargo, subsisten puntos de desacuerdo. El ministro portugués de Hacienda consideró «totalmente inaceptable» la pretensión del secretario regional de Asuntos Económicos de Madeira, de total independencia financiera, concretizada en la creación de una moneda propia. «Si aceptamos tal punto de vista, dejaríamos de ser un país único, ya que no existiría siquiera una zona monetaria única», afirmó el ministro Víctor Constancio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de junio de 1978.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50