Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cesarsky, acusado de "delator" por un compañero de Fernández Guaza

Jorge Cesarsky, súbdito argentino procesado por asesinato, en grado de cooperación necesaria, del joven Arturo Ruiz, fue acusado de delator y chivato por Juan Serrano Rodríguez de Verger, compañero de actividades, al parecer, de José Ignacio Fernández Guaza, dentro de la organización ATE (Antiterrorismo ETA), en el País-Vasco. El hecho se produjo en la cárcel de Carabanchel, donde Cesarsky y Serrano han coincidido, después de que el primero prestase declaración ante el juez tras anunciarse a través de algún periódico por personas muy allegadas al súbdito argentino que éste estaba dispuesto a dar una versión completa de los hechos. El incidente llegó a conocimiento de la autoridad judicial, que citó a declarar a Serrano. Este negó los hechos así como que conociera a Fernández Guaza, procesado, como se sabe, como presunto autor material de la muerte del joven Arturo Ruiz.Sin embargo, Juan Serrano será citado a declarar de nuevo tras conocerse algunos datos referentes al mismo, publicados en el último número de Interviú. Según esta revista, que publica unas declaraciones de cuatro compañeros de los presuntos asesinos de los abogados laboralistas de Atocha sobre las actividades de éstos, y sobre sus posibles relaciones con el grupo de Blas Piñar, Angel Sierra, conocido miembro de la ultraderecha, implicado, que se sepa, en los asaltos a la galería Theo y a varias librerías, era acompañado habitualmente en sus actividades de ATE en el País Vasco por Fernández Guaza y por Serrano Rodríguez de Verger.

A este último, detenido hace meses, se le encontró, según Interviú, un abundante arsenal en la casa que una tía suya tiene en Villaviciosa de Odón (Madrid). Entre las armas, según la misma revista, figuraban cinco pistolas del nueve largo Parabellum, una ametralladora M-31, un subfusil con cuatro cargadores, nueve placas de matrícula falsas, veinte cartuchos de dinamita de cuarto de kilo cada uno, un cartucho de Goma-2 de un kilo, y una larga lista entre la que no faltan botes de humo, granadas de mano -algunas de ellas italianas-, botes de cloroformo y sprays de líquido irritante

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de marzo de 1977

Más información

  • Ambos han coincidido en Carabanchel