Pasó el líder femenino

Había mucho interés en Madrid por ver en acción a las líderes de la Primera femenina y la verdad es que no defratidaron. El CREFF intentó ponerlo, difícil, pero siempre hubo de luchar con la desventaja que reflejaba el marcador.El CREFF no supo aprovechar las buenas ocasiones de que disfrutó para complicar el triunfo de su rival. La mayoría de las chicas de Buceta permanecían estáticas y pocas veces las vimos luchar con fe en busca de un resultado. Con esas facilidades el Celta jamás vio peligrar su victoria y Angeles Liboreiro, en plan figura y dueña y señora de los rebotes, se encargó de que las diferenciasen el marcador siempre estuvieran estabilizadas, bien apoyada en el juego de Marisol Paino (no tan eficaz como otras veces) y de Susana García. En el CREFF lo mejor fue la labor de la pivot Pilar Marín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 24 de enero de 1977.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50