Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

España ha tenido cinco campeones mundiales

Cinco españoles han conseguido hasta el momento ser campeones del mundo: Baltasar Berenguer Sangchilli, José Legrá, Perico Fernández, José Durán y Miguel Velázquez. Pedro Carrasco no puede ser incluido en la relación, pues aunque se le declaró vencedor de Mando Ramos en la inolvidable pelea que arbitró Odubote, el Consejo Mundial, posteriormente, decidió no homologar el resultado. El primero de la lista fue Baltasar Berenguer Sangchilli, proclamado campeón del mundo de los gallos el año 35. Sangchilli era, más que nada, un pegador de gran arrojo. El campeón al que destronó era el panameño Alf Brown (la Araña Negra), un hombre extraordinariamente alto para su categoría. En Valencia, su tierra natal, Sangchilli conseguiría ser proclamado vencedor a los puntos el 1 de junio de 1935. El título no le duró mucho, pero fue, al menos, el primer español que inscribió su nombre en el palmarés.Hasta el año 68 no lograría otro español llegar a este trono, y hay que señalar que quien lo consiguió había nacido muy lejos de España.

José Legrá, cubano de nacimiento, negro de color, de brillantísimo boxeo y nacionalizado español, conseguía el 24 de julio del 68 vencer por KOT en el quinto asalto al galés Howard Winstone, al que fue a batir a su propia casa, en Porthclaw. Después de perder el título, Legrá lo reconquistaría en Monterrey al batir a Clemente Sánchez por KOT en el décimo asalto, el 16 de diciembre del 72. Sus dos triunfos se produjeron en la categoría de los plumas, en la que Legrá siempre militó. Es el único español que ha conquistado dos veces el título, y tampoco abundan mucho los casos en todo el palmarés mundial. Legrá, alto para su categoría, muy ligero de movimientos y con una extensa gama técnica, ha pasado a la historia de nuestro boxeo como un hombre inolvidable.

Título no homologado

En noviembre del 71 Pedro Carrasco era proclamado, en el Palacio de los Deportes de Madrid, vencedor por descalificación sobre Mando Ramos, que en realidad había vencido al español por todos los veredictos. Manolo Ramos, muy superior, tiró varias veces a Carrasco, y el árbitro, un extraño negro de nombre Odubote, alargó todo lo posible las cuentas y llegó en una ocasión a levantar al español del suelo. En el asalto doce, con Carrasco milagrosamente en pie aún, gracias a su preparación y voluntad inmensas, Odubote le proclamó vencedor por descalificación de Mando Ramos, ante la sorpresa de todos. Dos semanas después del combate, el Consejo decidiría no homologar el título y forzar a Carrasco a una nueva pelea, en condición de aspirante, en Los Angeles. Allí las cosas fueron de otra manera, y Mando Ramos ganó, aunque a los puntos y con apretado y discutido veredicto. Poco después, Mando Ramos volvía al Palacio de los Deportes para defender otra vez su título ante Carrasco y ganarle con más claridad.Los restantes casos son muy recientes. Perico Fernández ganó el título mundial de los superligeros al batir a Furuyama (ambos eran aspirantes por renuncia, de Bruno Arcari al título). Perico consiguió su victoria, en la categoría de los superligeros, por puntos. Era el 21 de septiembre del 74. En el verano de 75, Perico regalaría su título en Bangkok a Muangsurin, al abandonar sin haber sufrido ningún castigo.

El 18 de mayo, ya de este año, José Durán, tras memorable pelea, batió en Tokio a Koichi Wajima por KO en el decimocuarto asalto. Y el 30 de junio, de este año también, Miguel Velázquez recuperaría para España, de manos de Muangsurin, el título regalado por Perico un año antes. La victoria de Velázquez se produjo por descalificación de Muangsurin, que llevaba el combate claramente dominado, que había puesto al español tres veces en el suelo y que tenía a éste en estado semiinconsciente. Sin embargo, no cabe considerar como injusto este veredicto, pues Muangsurin golpeó a Velázquez claramente después de que sonara el gong final del cuarto asalto y el golpe dio con el español en tierra. Tal vez éste, consciente de que no tenía otra salida, prolongó exageradamente el efecto del golpe, pero esto, en cualquier caso, entra de lleno en los trucos que admite el deporte. El golpe existió; el médico de la velada consideró que Velázquez no estaba en condiciones de reanudar el combate y Muangsurin perdió el título por descalificación. Velázquez fue homologado como campeón y en la actualidad lo es, pero el próximo, día 29 debe, por decisión del Consejo, defender su título ante el propio Muangsurin, que por las circunstancias en que se produjo su derrota fue nombrado primer aspirante. La pelea se celebrará en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de octubre de 1976

Más información

  • Sangchilli, Legrá, Perico Fernández, Durán y Velázquez