_
_
_
_
Ghana GHA
0
Uruguay URU
2
De Arrascaeta 25', 31'
Finalizado

Un ‘Tornado’ en Uruguay

La selección charrúa, raquítica en los dos primeros partidos, se la juega ante Ghana con el técnico Diego Alonso, sucesor del Maestro Tabárez, bajo la lupa

Lorenzo Calonge
Diego Alonso Sevilla
El seleccionador uruguayo, Diego Alonso, en el partido contra Portugal.Darko Vojinovic (AP)

Fede Valverde abandonó el lunes el estadio de Lusail con la cabeza abajo como un niño castigado, mostrando (o exhibiendo) abatimiento tras el nuevo desastre de Uruguay: 2-0 contra Portugal. Con gran dramatismo, ni siquiera hizo amago de levantar la cabeza durante los 100 metros en zigzag que tuvo que recorrer para salir del recinto. Por allí también pasó Edinson Cavani y él sí la levantó. ¿Qué les está ocurriendo?, le soltaron. “Eso hay que preguntárselo a [Diego] Alonso [el seleccionador]. Él te puede hablar más tácticamente”, replicó encogiéndose de hombros. Un rato antes, todavía sobre el césped, el defensa José María Giménez había dejado otro recado inquietante: “Nos pasó lo mismo que en el primer partido [0-0 ante Corea del Sur], no salimos a ganar”, analizó.

Un punto, cero goles y un fútbol raquítico en las dos primeras citas han colocado a los charrúas contra la pared en el Mundial antes de la última jornada frente a Ghana (16.00, Gol Mundial), y al nuevo técnico, el Tornado Alonso, en una posición comprometida. Por el juego y por el rastro que dejaron las palabras de algunos miembros del vestuario. La racanería del equipo, aculado siempre de inicio, ha desviado las miradas al nuevo entrenador, sucesor desde enero de una referencia nacional como Óscar Washington Tabárez (75 años). El desgaste de ideas, resultados y hasta físico acabaron con la etapa de tres lustros del Maestro, con quien la Celeste ganó la Copa América de 2011, y apareció este joven, de 47, que cautivó a los directivos por su empuje. En la cartera llevaba el nombre del Profe Ortega, preparador físico del Atlético, y eso también elevó su cotización interna.

En los 2000, Alonso hizo carrera de corto en España (Valencia, Atlético, Racing, Málaga y Murcia) y luego empezó una modesta trayectoria en los banquillos hasta su ascenso al equipo nacional. Heredó una posición muy delicada (séptimo en la clasificación mundialista) y cuatro victorias seguidas enderezaron a Uruguay camino de Qatar. Sin embargo, una vez en Doha, la quiebra ha resultado enorme en el arranque. La mezcla de varios de sus mejores mayores (Luis Suárez, Cavani y Godín) con jóvenes emergentes (Valverde o Darwin Núñez; Araujo sigue lesionado) no ha dejado ni una brizna de juego. Uruguay se las ha arreglado, eso sí, para fabricar en cada partido varias ocasiones bastante claras, pero ni eso ha disimulado su pobreza.

“Aclaré el tema con Cavani y Giménez”

Con efecto refrescante cuando aterrizó, la incomparecencia del equipo hasta la fecha en Qatar ha colocado al Tornado Alonso ante la crisis, por el fútbol inexistente de los suyos y por las declaraciones de algunos jugadores nada menores. “Ellos [Cavani y Giménez] vinieron a hablar conmigo y aclaramos el tema. Para mí está cerrado. Entiendo lo que quisieron decir”, quiso zanjar este jueves el técnico, que dijo sentir el respaldo del vestuario. “Debemos recuperar la alegría. Creo que es un tema de confianza, de soltarnos y disfrutar”, analizó.

“Me molesta estar así porque hay calidad y jugadores para más”, lamentó Luis Suárez, protagonista de la previa por mandato federativo para tratar de transmitir un mensaje de peso en tiempos de dudas. “Lo dije en el vestuario: todos tenemos que dar un paso más, yo el primero. El jugador está acostumbrado a buscar excusas, pero es hora de asumir responsabilidades. Esto es un Mundial”, subrayó el delantero de 35 años. “El uruguayo sabe sufrir y en esta situación siempre rinde. Eso me deja tranquilo”, añadió.

Semifinalista en 2010, octavos en 2014 y cuartos en 2018, el duelo contra la Ghana de Iñaki Williams no admite grises en el bando charrúa. Necesita ganar y que Corea del Sur no venza a Portugal por una diferencia de goles que supere la suya. Los africanos, con tres puntos, también se la juegan. Incluso un empate les podría valer. El choque, además, ofrece cuitas pasadas entre ambos. En los cuartos de 2010, Uruguay eliminó a su rival en los penaltis con un final para rebobinar: Suárez despejó con las manos sobre la raya un gol cantando en el último minuto de la prórroga con 1-1, se quedó sin semifinal, pero Asamoah Gyan la estampó en el larguero desde los 11 metros. La misma distancia desde la que unos minutos más tarde terminó de morir su equipo en la tanda decisiva. Un drama nacional que este jueves no dejó de recordarse. “Yo no tengo que pedir perdón por aquello. Yo no fallé el penalti”, zanjó el uruguayo, apremiado más por el presente que por el pasado.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre el Mundial de Qatar

Clasificación

Grupo H PT PJ PG PE PP
1 6 2 2 0 0
2 3 2 1 0 1
3 1 2 0 1 1
4 1 2 0 1 1
Grupo H PT PJ PG PE PP
1 6 2 2 0 0
2 3 2 1 0 1
3 1 2 0 1 1
4 1 2 0 1 1

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_